El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

La temida canícula

6 julio, 2019

Se acerca de forma amenazante la canícula, ese temido lapso de tiempo en que Nuevo Laredo vive tradicionalmente sus peores calores.

Aquí el neolaredense sufre doble, pues por un lado se trastornan todas las actividades, evidentemente estar a la intemperie por un periodo prolongado es impensable para unos e imperativo para otros, cuyas profesiones así lo exigen.

Vivir esta temporada sin aire acondicionado en casa o en el auto es como dicen mucho “no un lujo, sino una necesidad”, claro que con este consumo extra de energía se eleva el gasto en combustible en los autos y peor aún en el recibo de luz de nuestros hogares, que para muchos es lo más temible de la temporada.

Por años los neolaredenses han pedido que se cambie a la ciudad de la tarifa 1E a la 1F, pues la última corresponde a lugares más cálidos a quienes se les ofrecen costos más económicos en su consumo de luz bajo el entendido de que deben utilizar aparatos para mitigar las altas temperaturas.

Algunos políticos han asegurado haber pugnado por este tema; sin embargo, ninguno ha tenido éxito -o la voluntad- en solicitar el cambio, pues como muchas iniciativas, requieren estrategia y no quitar el dedo del renglón para que esto pueda materializarse.

El primer obstáculo se encuentra en el promedio de las temperaturas, pues la CFE tiene su método para calcularlo y en esos números Nuevo Laredo no figura como una ciudad lo suficientemente “caliente” para bajar la tarifa.

Algunas ciudades de Sonora tienen esta codiciada tarifa, pero realmente no hay mucha diferencia de sus temperaturas a las nuestras y haciendo el promedio de la forma usual, realmente estamos en el rango y más en estos tiempos de periodos inusualmente prolongados de calor.

Para darnos una idea de si Nuevo Laredo es una ciudad caliente, en los últimos días 100 personas han sido atendidas por problemas gastrointestinales -derivados del calor-, dos personas fallecieron por complicaciones de las altas temperaturas y dos trabajadores municipales han sido encontrados “desmayados” del calor.

Con los movimientos en puerta ya se habla mucho de que al menos en 22 de las 44 aduanas del país, Sedena y SAT proponen ubicar militares retirados en los puestos de administradores y subadministradores de aduana, esto según para combatir la corrupción, que todos sabemos que es toda una tradición en la aduana mexicana.

Este plan contempla a Nuevo Laredo junto con las otras ciudades fronterizas tamaulipecas como Reynosa, Matamoros, Miguel Alemán, etc.; dentro de esto se propone integrar 66 jefes de planta de Resguardo Aduanal y 66 verificadores.

En todo esto hay que considerar que si bien para efectos de reducir corrupción puede ser una buena estrategia, pero en cuestiones administrativas quedan algunas dudas; pero ya será el gobierno federal quien evalúe las propuestas.