El Mañana

domingo, 15 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

La tragedia no se ha desvanecido

29 abril, 2019

Prácticamente todo Nuevo Laredo estuvo enterado de la tragedia del sábado por la tarde en la que dos menores de 6 y 7 años de edad perdieron a sus padres, y para la mayoría el tema no se ha desvanecido.
Tristemente la noticia desató reacciones adversas, entre ellas muchas conjeturas que se tomaron como ciertas y otra serie de comentarios irrespetuosos y malintencionados; para bien, hubo otro segmento considerable que se limitó a presentar preocupación, sus condolencias y buenos deseos a la recuperación de los niños que sobrevivieron al accidente luego de quedar en orfandad.
Fátima es quien resultó menos lesionada, razón por la que desde ayer ya pudo salir del hospital, para ahora enfrentar el proceso de resignación y comprender que sus padres han pasado a mejor vida.
Mientras tanto, Axel se encuentra en una situación más delicada de salud, pues incluso los médicos señalan la importancia de trasladarlo a otra ciudad para atender sus severas lesiones en hospitales con mayor infraestructura.
Más allá de buscar culpables debemos aprender de esta tragedia y ayudar en la medida de lo posible a los niños que sobrevivieron, se trata de que vuelva a surgir ese noble rostro que mostraron en su momento los ciudadanos que presenciaron el percance, pues su primera reacción fue la de inmediatamente hacer todo lo posible por ayudar a los menores atrapados a salir de la camioneta.
Al final debemos quedarnos con esos aspectos, el saber que dos niños sobrevivieron a pesar de lo triste que fue para todos el ver a dos padres morir en la escena, también nos quedamos con ese noble gesto de quienes se encontraban en el lugar y se concentraron sólo en ayudar, desde reportarlo al 911 hasta apoyar físicamente en el rescate mientras llegaban los socorristas.
Fueron jóvenes y adultos, hombres y mujeres que por unos minutos eran todos parte de un mismo equipo y con una misma preocupación de salvar vidas, eso se vio en sus rostros y se escuchó en sus voces angustiadas al contemplar la catástrofe.

Hoy regresan a la escuela miles de niños, prácticamente para integrarse a los festejos del Día del Niño, que muchos celebrarán acudiendo al cine o al parque con sus padres.
La celebración es hasta mañana, estamos a tiempo de planear para hacer felices a los niños de nuestro alrededor, en la medida de las posibilidades, pues muchas veces los gestos más sencillos pero bien intencionados, harán la diferencia para marcar de manera positiva la vida de un niño o niña. No hay mejor inversión moral que hacer una vida feliz.

Río Revuelto Los Redactores

Fervor