El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

La traición

26 julio, 2019

Los trabajos de la carretera privada de cuota La Gloria-San Fernando están ya por concluir, por lo mismo muy pronto entrará en funcionamiento; mas sin embargo y a como se manejaron las cosas, no causará sorpresa alguna el ver que el único invitado para inaugurar dicha acción, sea tan sólo el espectro de la traición.

Meses y meses han sido los que han pasado sin saberse más sobre esta obra carretera, el silencio de la empresa propietaria ha sido el sinónimo de esa construcción, pero claro está que de ellos no se espera nada, al ser los menos responsables, los menos involucrados en ese nuevo desembolso que lesionará al neolaredense, a sus visitantes y en distintas formas por el uso de dicho tramo vial.

Pues los que realmente deberían de dar la cara, por lo mismo tener al tanto a la ciudadanía en general, son los que en su momento auspiciaron su creación, aprobación; así, exdiputados, exfuncionarios, consejos de empresarios, autoridades estatales o municipales, juntos y a través de un comité, el informar, el supervisar, sancionar, marcar deficiencias o trabajos no realizados y prometidos debió haber sido su responsabilidad.

Queda claro, que esta obra de cuota y que pesará sobre todo conductor vehicular por hacer uso de ese nuevo espacio carretero, vendrá no a dignificar a Nuevo Laredo, ni a engrandecerla económicamente, sino a alejar a propios y extraños, a provocar el sacarle la vuelta, al saberse que kilómetros adelante le esperará por igual otro cargo monetario por seguir “seguro” circulando.

Por siempre se ha visto en Nuevo Laredo, que las autoridades tanto municipales como estatales, los representantes ciudadanos, nunca consultan a la ciudadanía para saber de sus verdaderas necesidades, por lo mismo se construyen obras que nadie solicitó, edificaciones que a la larga y al no ser necesarias ambas pasan a ser tan sólo parte del abandono.

De esas actuaciones el ciudadano neolaredense ya está más que acostumbrado, pero el que uno de tantos consejos empresariales tome la iniciativa, que tan sólo consulte a las propias autoridades, que se dé esa libertad de ejecutar en nombre de Nuevo Laredo decisiones, a sus espaldas y a escondidas, esas actitudes hablan y mucho de lo poco que en verdad les interesa el bienestar de este pueblo.

Dentro de poco tiempo, Nuevo Laredo, sus residentes, sus visitantes, con enfado verán cómo la sociedad se fragmenta, económicamente más se divide, al sentirse esa gran carga socioeconómica de quién sí puede pagar y quién no, entonces quién sí la puede usar y quién no y por qué.

Pues el hecho de ofrecerle al usuario una carretera alterna, insegura, de un solo carril, algo que no se tenía, y que ahora será más que obligada si no se puede o quiere utilizar el nuevo tramo de cuota, en verdad que dicha decisión sí que causa enojo, impotencia hacia todos los que de cierto modo pactaron, formaron parte de ese despojo, de esa segregación en contra de la ciudadanía de Nuevo Laredo.

Pero ese sentimiento, quizás sea subsanado con otra carretera que ofrezca las mismas comodidades, incluso que las supere en atención y servicio como sería la tan esperada vía libre del vecino estado neolonés, conocido por igual como el tramo La Gloria-Colombia.

Por lo mismo la esperanza de Nuevo Laredo estaría enfocada y muy directamente hacia los directivos de la corporación para el desarrollo de la zona fronteriza del estado de Nuevo León (Codefront), de que considere a esta parte de Tamaulipas y agregue un anexo, un acceso para a su vía ingresar.

Pues contrario al tramo La Gloria-San Fernando, el gobierno de Nuevo León pretende el construir su tramo carretero, pero con la única diferencia de que éste sería completamente libre, o sea gratis para todo usuario.

Ofreciendo aparte de esa confianza de instalaciones modernas, seguras y eficientes, algo mucho más importante como es esa igualdad ciudadana, sin importar en qué estado de la república resida, si tiene o no dinero, para el uso y goce de dicha vialidad.

Hoy a poco tiempo de que se inaugure el tramo carretero La Gloria-San Fernando, muy seguramente para esas autoridades que la aprobaron, fueron partícipes, la palabra lealtad no estará más en su diccionario político.

Hoy a poco tiempo de que se inaugure el tramo carretero La Gloria-San Fernando, para esos que se dicen representantes del pueblo, muy seguramente la palabra confianza será letra muerta para con su ciudadanía.

Hoy a poco tiempo de que se inaugure el tramo carretero La Gloria-San Fernando, para esos consejos empresariales, la palabra defraudar muy seguramente les retumbará y con mucha más fuerza.

Ojalá que la verdadera fuerza comercial de Nuevo Laredo, y para evitar un incremento en cascada de precio en todos sus ramos, no participe, invite por igual a sus proveedores foráneos el evitarla, así mantener la economía, no lesionar más el bolsillo del consumidor final, sobre todo del más necesitado.

Poco tiempo ya queda para que inicie oficialmente operaciones el tramo de cuota La Gloria-San Fernando, pocos de esos auspiciadores muy seguramente tendrán el valor de presentarse a dar fe de dicha obra, a dar la cara, ser pues con su asistencia, señalados como partícipes, que actuaron no tan sólo en contra de la economía de los propios neolaredenses, sino de su propia seguridad al ofrecerles una insegura vía alterna.

Total, con o sin presencia de autoridad municipal, estatal, representantes ciudadanos o grupos de empresarios, la carretera de cuota para sus propietarios ya es todo un logro, al verse que cómodamente todo les favoreció.

Pero eso sí, no deberá ignorarse el agradecerles con un efusivo y fuerte abrazo fraternal a sus promotores por tantas facilidades recibidas, porque su trabajo nunca se interrumpió, que no fue en vano; hecho esto, pasar ahora sí con el pueblo a comenzar a estirar la mano.