El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Laguito de agua verde

8 mayo, 2019

Ahora que queda registro de todo en las redes, que las promesas queden en el total olvido es más difícil, precisamente en algunas páginas de Facebook se ha hecho ese ejercicio de recordar compromisos de los gobernantes.

Entre ellos está lo dicho en una conferencia el 21 de junio del 2018 donde Rivas e Imelda dijeron que tenían planeado ya un “Megaparque”, dijeron que iba a estar muy bonito, muy grande y hasta hicieron un póster de caricatura con logotipo y todo, pero no dijeron dónde, cuándo ni cómo iba a ser.

Al final ni megaparque ni nada, pues ni siquiera se ha podido poner un puentecito flotante de madera en El Laguito a casi dos años de que las fuertes lluvias lo arrastraran.

Incluso si no quieren volver a ponerlo, podrían haberlo retirado pues ahí sigue pudriéndose la madera en el agua verdosa de El Laguito, que por cierto tampoco le han puesto oxigenadores, además de que está lleno de maleza y basura, ni se diga el parque Península, que se encuentra al centro del cuerpo de agua, está en completo abandono.

En general, las obras hechas por la administración de Canturosas no reciben mantenimiento de la administración de Rivas, algo que más allá de rivalidades es por demás infantil, pues es el actual Ayuntamiento el que se ve mal no cuidando los espacios públicos de los neolaredenses.

Volviendo al tema de El Laguito, éste solía ser un espacio predilecto para los neolaredenses, hoy el deterioro y los malos olores que de ahí emanan han provocado que la gente deje de visitarlo como en otros tiempos.

Es un espacio con mucho potencial de esparcimiento, pues algunos ciudadanos incluso han soñado con poder hacer torneos de pesca y otras actividades ahí, claro que para esto se requiere una rehabilitación que comienza con los oxigenadores que funcionan de manera similar a los de una pecera y que traería de nuevo vida de flora y fauna al lugar.

Tristemente, además de que no hay voluntad política de la actual administración, también está el factor de que lo único que llega nuevo a El Laguito son aguas negras provenientes de un drenaje ubicado en la esquina nororiente, a unos metros de donde se encuentra una empresa de grúas.

Ayer dos camiones de Pepsi (dispense el golazo, la empresa no tuvo la culpa) no pudieron repartir el refresco, pues uno cayó en un socavón en la colonia 20 de Noviembre y el otro se atascó en el lodazal que llaman calle en la Naciones Unidas.

Esto no es otra cosa que el reflejo del pésimo estado de las vías en Nuevo Laredo, pero aun así salen a pedir el voto, como si hubieran hecho un gran trabajo.