El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Oscar Leal
Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Lampazos de Naranjo

19 septiembre, 2019

Por lo general cualquier día de asueto que caiga entre semana, es utilizado por éste su humilde servidor, para salir en busca de una aventura, en esta ocasión aprovechando la Independencia de México y el paro de labores del lunes pasado, logramos con anticipación conectar el invite realizado por don Jesús Serna para visitar su rancho, empotrado cerca del poblado de Lampazos de Naranjo, Nuevo León, dichas tierras bendecidas por un par de presas.
También se ha diversificado y con el paso del tiempo se ha adaptado una modesta casona, para recibir a cazadores de esta región que gustan aprovechar las temporadas de cacería del venado cola blanca, generando ingresos extras que en su momento han servido para realizar mejoras al rancho.
Sin realizar muchos preparativos sólo cargamos con una dotación de tacos de machaca con huevo caseros y nuestras inseparables amigas (un par de cañas y la caja de señuelos) para salir disparados hasta esas tierras, donde don Jesús ya nos estaba esperando; tan pronto ingresamos de inmediato, bajo su carisma característico, logró envolvernos para invertir en un recorrido de a pie y durante una hora visitamos las instalaciones de los potreros, repletos de ganado caprino y la casa adaptada para las visitas; después abordamos una mula (vehículo todo terreno) y partimos sobre la brecha principal para perdernos un par de horas más a paso lento, que nos sirvió para degustar y compartir los tacos de machaca en tortilla de harina y de paso observar todo el perímetro del rancho, logrando identificar las zonas fértiles cargadas de fauna y antes de terminar el recorrido estacionarnos sobre la presa principal, de tamaño nada despreciable, para soltar el brazo con unos lances matones sobre la presa la cual cuenta con tres estructuras diferentes, una palizada hermosa sobre la parte central, vegetación hundida sobre gran parte de la orilla y una pared de piedra hundida.
Por ahí empezamos la terapia, con puro señuelos plásticos atacando la parte profunda, sin invertir más de 15 minutos para conseguir el primer enganche, unos metros adelante “PPPOMMM” el segundo, ambos peces muy sanos y regordetes lograron rebasar un pie de largo, lo cual manifiesta la gran cantidad de comida en su entorno, después pasamos a la siguiente estructura y después de pasar un par de horas logramos contabilizar media docena de capturas, saciando por completo nuestra ansiedad por sumar adrenalina.
Paso seguido en compañía de don Jesús, abandonamos el rancho y nos invitó a conocer el centro del poblado de Lampazos, su plaza, su ojo de agua y la estación vieja del tren, antes de parar frente al restaurante “Los Sánchez”; después de ordenar el plato del día y especialidad de la casa la cual consta de un plato grande con arroz condimentado con comino y ajo, frijoles refritos en manteca de puerco y una enorme milanesa que se desborda por los costados del plato sobre una cama de papas fritas. La suma de placeres en ese instante llegó a su nivel máximo, el recorrido del rancho, la buena pesca, las atenciones de don Jesús y el platillo con un marcado sazón casero le dieron el cierre especial a nuestro día de asueto, imposible cerrarlo sin antes pedirle a la cocinera la receta de los frijoles refritos con manteca de puerco, súper especiales…
Cuéntame tu historia,
tú ya conoces la mía.
viajesdepesca@hotmail.com