El Mañana

lunes, 19 de agosto de 2019

Pedro Chapa Salinas
En voz alta Pedro Chapa Salinas

Las dos caras de una misma refinería

12 mayo, 2019

El anuncio del Presidente sobre la licitación de construcción de la refinería de Dos Bocas, en donde participaron 4 empresas transnacionales especializadas en este tipo de trabajos, se declaró desierta. Lo anterior, según la secretaria de Energía, Roció Nahle, debido a que ninguna de las propuestas técnicas, ni económicas, cumplieron con las especificaciones descritas en las bases de licitación.

Los temas en donde existió la mayor discrepancia fueron el tiempo y el costo en que se requería por el gobierno fuera construida la obra, no mayor a 3 años, y sin exceder los $8 mil millones de dólares. La propuesta que más se acercó a dichos términos, fue la de concluirla en un periodo máximo de 5 años y costando $10 millones de dólares, siendo que todas las damas sobrepasaban por mucho dichas cantidades.

Andrés Manuel López Obrador decidió, ante tal circunstancia, que dicha obra sería llevada a cabo en tiempo y forma por la Secretaría de Energía y Petróleos Mexicanos, a lo que reaccionaron inmediatamente y de manera negativa supuestos expertos en el tema. De pronto salieron un montón de personas, todas con acento extranjero y presumiendo su erudición en la materia, asegurando un fracaso en la decisión presidencial.

Los primeros en rasgarse las vestiduras ante dicha decisión fueron coincidentemente las calificadoras y las financieras internacionales, mismas quienes de manera incomprensible fueron las que guardaron silencio durante décadas de corrupción que terminaron por quebrar a la paraestatal que, ahora que se pretende reestructurar y darle viabilidad financiera por parte del gobierno de la cuarta transformación, pretenden darle el tiro de gracia.

Esta actitud de omisión intencional de los gurús financieros durante el periodo de saqueo neoliberal es, más bien, comprensible, ya que fueron ellos los que se beneficiaron directamente con contratos y adjudicaciones directas. Es aquí en donde las desorbitantes comisiones, los sobrecostos y moches ya institucionalizados por los anteriores malos gobiernos en contubernio con empresas adictas al dinero fácil, completaban el círculo perverso de la impunidad.

Por otro lado, resulta de gran preocupación que las voces de los que hoy cabildean por el fracaso de la decisión presidencial sean las mismas que en su momento impulsaron con gran vehemencia las reformas estructurales. En particular, aseguraban que la reforma Energética para estas fechas garantizaría que las inversiones extranjeras en la materia fueran la salvación para nuestro país, creando un boom en la creación de empleos y derrama económica.

Indigna aún más, que el principal argumento de los detractores de la decisión presidencial, sea encaminado no solo en esta ocasión, a despreciar el talento del capital humano con que contamos para la puesta en marcha de los retos y desafíos que tenemos enfrente. Como si no fuera poco este desbordado malinchismo, de pronto se quiere dejar sin efecto las cuatro décadas de entreguismo y capitalismo de cuates con el que estuvimos manteniendo el enriquecimiento de los petroleros tejanos a costa del desorbitante precio que hemos tenido que pagar, usted y yo, por la gasolina importada. Así de amenazante les resulta la decisión del presidente.

Adendum

Para algunos resulta insultante la repartición de pasteles por parte del municipio en alusión al día de las madres en las colonias más amoladas de la ciudad. Para otros es una maniobra más del gobierno en aras de comprar la conciencia de la población de época electoral.

Lo cierto es que aunque la burda medida suele ser poco efectiva en cuanto a la decisión de voto, es inverosímil que, habiendo tanta necesidad y prioridades más importantes en que destinar el erario público, el millón de pesos gastado para este efecto por el Ayuntamiento, a muy pocos les importa.

La prueba es que nadie, fuera de la oposición, dice nada. Como si su silencio fuera un aval del mal gobierno.

¡O es que si levantan la voz se quedan sin hueso!