El Mañana de Nuevo Laredo

Adolfo Mondragón

Cosas de mi pueblo y del otro lado

Adolfo Mondragón

29 agosto, 2020

Las lecciones del virus



El SARS COV 2, causante de la enfermedad Covid-19 que a su vez ha causado la terrible pandemia que estamos sufriendo, es sólo un coronavirus, uno de los ya existentes, pero esta extraña mutación resultó mucho más letal. Los coronavirus conviven con nosotros desde hace mucho, por eso los envases de “Lysol”, el desinfectante, lo menciona en su etiqueta como susceptible de eliminar, pero este tal por cual, es nuevo y ha llegado para apoderarse de toda la humanidad. Sin embargo, dice la lapidaria sentencia: “No hay mal que por bien no venga”, suena cruel, irracional, ofensivo, soberbio, pero finalmente es cierto, y lo es en este caso.
Lección No 1: La Tierra no es nuestra, es de todos los seres que la habitamos, la naturaleza es libre e independiente de nosotros, no perdona, deja hacer y deja pasar, pero cuando reacciona, toma venganza y cobra facturas. Lo vimos ahora, después de un par de meses de confinamiento, la naturaleza se había rehabilitado, el aire volvió a ser fresco y limpio, por los ríos corría agua pura y cristalina, las playas volvieron a lucir limpias y sus aguas también, en los bosques y selvas renacieron las plantas y sus animales retozaron felices, algunos volvieron a sus hábitats naturales, aunque dijeron que nos invadieron, no, sólo reclamaban sus terrenos de siempre, fuimos nosotros los que se los arrebatamos.
Lección 2: Sólo unidos y solidarios, como seres humanos, podemos sobrevivir. Todas las acciones de contención y mitigación implican la participación de todos, guardar la sana distancia, mínimo un metro y medio entre nosotros, evitar las reuniones de más de 10 personas, no asistir a eventos multitudinarios y prohibirlos, no salir de casa si no es esencial, usar el cubrebocas para proteger a los demás, en fin, todas las medidas son para que las hagamos todos y nos protejamos todos, yo me cuido y te cuido, tú te cuidas y me cuidas, la palabra “Solidaridad” recupera su semántica original y exacta.
Lección 3: Como decía la abuela de mi amigo Jorge: “No semos nada jito, y si semos, semos bien poquito”. Esta sentencia de una anciana del pueblo, encierra toda una gran verdad y ahora con esta pandemia los que no lo sabíamos, lo aprendimos. No somos nada, todo lo material perdió su valor, ni el dinero ni el poder pudieron detener esta pandemia, resultamos lo que en realidad somos: absolutamente vulnerables, estamos desarmados frente a este microscópico virus que tiene a todo el mundo sometido bajo su poder. Descubrimos que somos débiles y nos creímos invencibles. Hemos creado las más mortíferas armas para destruirnos nosotros mismos, pero no encontramos la adecuada para combatir esta enfermedad, la cura no se vislumbra y la vacuna será muy cuestionable pues este virus ha estado mutando sorprendentemente.
Lección 4: Nos enseñó a valorar lo que tenemos y no aspirar ni mucho menos ambicionar otras cosas, valoramos más a la familia como la mejor verdad, a los amigos los que lo son, a la vida en general pues hemos visto a la muerte de frente y cara a cara. No teníamos ni idea del gran tesoro que poseíamos al tener vida. La salud adquirió su exacta y verdadera dimensión, ahora sabemos que es el bien más preciado por encima del dinero, las joyas, las pieles, las casas, autos, lujos, etc. Si no tenemos salud, todo lo demás no sirve para nada. Aprenderemos a cuidarnos para cuidar nuestra salud. Descubrimos que muchos de los que han sucumbido ante la pandemia, fue por las precarias condiciones de salud que tenían, a causa de una muy deficiente alimentación.
Lección 5: Derivada de la anterior, ahora sabemos que debemos comer en forma sana, alimentos naturales, volver a la cocina de las abuelas, evitar alimentos procesados y ultra procesados, proscribir de nuestra dieta, la comida chatarra y no enseñar a nuestros niños a consumirla, pues también hemos aprendido que todos estos productos están elaborados con aditamentos químicos que los hacen apetecibles y adictivos. Que la mercadotecnia que los rodea es de tal forma eficiente que nos convence de que debemos consumirlos. También aprendimos a no seguir comprando bebidas embotelladas azucaradas, todas, absolutamente todas son letales, igualmente el tabaco y el alcohol.
Lección 6: Relacionada con lo anterior. Todo esto es la principal causa de muertes en el mundo. México tiene el segundo lugar en obesidad y el nada honroso primer lugar en obesidad infantil, asociado a que somos el principal consumidor mundial de bebidas embotelladas azucaradas (Coca-Cola, Pepsi-Cola, etc.). La pandemia nos sorprendió con un elevado índice de personas obesas, con alta presión y diabéticas. Condiciones por demás propicias para que el Covid-19 hiciera los estragos que hemos sufrido… Ahí se las dejo, estimado lector, no pretendo ser alarmista, pero sí realista, cada quien se formará su mejor opinión.
Le deseo un fin de semana espléndido y maravilloso en compañía de su familia, no salga si no es indispensable, y si lo hace, protéjase y proteja a los suyos.

Más opiniones de
Adolfo Mondragón