El Mañana de Nuevo Laredo

Padre Leonardo López Guajardo

Compartiendo Opiniones

Padre Leonardo López Guajardo

19 agosto, 2020

Leonardo Del Vecchio



Nunca había oído hablar de él, hasta que un periódico habló de sus increíbles logros. La de un hombre quien, según la revista “Forbes”, está en el lugar 62 de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna aproximada de 21,100 millones de dólares.

Sin embargo, viendo los inicios de su vida, esto hubiera sido impensable. Veamos lo que dice Wikipedia de él:

“Nacido en Milán, el menor de cuatro hermanos. Su padre, comerciante de fruta de Barletta, muere antes del nacimiento de Leonardo. Los hermanos viven con su madre Rocco Gracia. A causa de su pobreza, es entregado por su madre al Colegio de Martinitt, él permanece allí hasta graduarse de la escuela secundaria. A los 15 años se fue a trabajar como aprendiz de Johnson, una fábrica en la que fueron talladas copas y medallas. Los propietarios de la tienda le llevaron a matricularse en clases nocturnas en la Academia de Brera al diseño del estudio y sobre todo grabado”.

Que su padre haya muerto antes de nacer en 1935, donde sufrió la guerra en su país hasta los 10 años, y que su madre lo hubiera entregado, a causa de su pobreza a un internado, y a los 15 años empezar a trabajar como aprendiz… Probablemente sean las peores circunstancias en las que uno hubiera querido nacer.

Pero, más que resignarse a las limitaciones, Del Vecchio confiaba en sus talentos y su determinación para salir adelante.

“A los veintidós años se trasladó a Trentino donde encontró trabajo como obrero en una fábrica de grabados de metal. En 1958 se trasladó a Agordo, en la provincia de Belluno, para abrir una tienda de monturas de gafas. Después de tres años, en 1961, la tienda se convierte en S.A.S. Luxottica, catorce empleados, especializada en la producción de piezas metálicas para gafas. Se las arregla para conseguir un amplio garaje y cobertizo en Agordo porque la ciudad le dio la tierra para proyectos industriales. Permanecido como único propietario, en 1967 mientras continúa la producción de productos semi-acabados para terceros, la empresa dio el primer punto de inflexión estratégica: se inicia, ensamblando las partes individuales, para producir un par completo de gafas y venderlo allí bajo la marca Luxottica. Después de tan sólo cuatro años, en 1971, Luxottica deja el negocio de fabricación por contrato para dedicarse exclusivamente a la creación y comercialización de gafas terminadas. En 1981 la compañía se había convertido en fuerte y sólida, y continúa el ataque en el mercado americano. Obtuvo un préstamo con el que compró Avantgarde, una marca americana de gafas que le permite entrar en el mercado estadounidense. Un año más tarde, había abierto cuatro nuevas fábricas y contrató a 4,500 personas. Del Vecchio fue nombrado en 1986 caballero de la obra. Luxottica desde 1990 cotiza en la Bolsa de Nueva York. Desde 1995, Luxottica es el mayor productor y distribuidor en el mercado óptico global. Con Benetton compró el SME (Southern Electric Company), que en 1993 había comenzado las franquicias de supermercados GS y Autogrill”.

Historias como estas deberían ser recordadas en estos tiempos tan difíciles. Pero, comparadas con lo que vivió Del Veccio, creo que salimos ganando. A ninguno de nosotros nos hubiera gustado nacer en el ambiente en el que a él le tocó vivir sus primeros 20 años de vida, pero, irónicamente fue gracias a ese ambiente, lo que ayudó a que saliera lo mejor de sí mismo.

No somos pues, los dueños de la historia, que nos ha demostrado que salir adelante en la vida o no, no es cuestión de la casualidad, sino de la manera en que nos enfrentamos ante las adversidades. Culpar a las circunstancias de nuestros fracasos, es la actitud con la que se justifican los mediocres. Es la elección en la que usted, como siempre, tiene la última palabra.
[email protected]

Más opiniones de
Padre Leonardo López Guajardo

30 septiembre, 2020

Christian

23 septiembre, 2020

Esta tarde vi llover…

16 septiembre, 2020

Un Grito inédito

9 septiembre, 2020

¡Vivió por la Patria!

2 septiembre, 2020

¡Águilas del América!

26 agosto, 2020

Érase una vez en Italia