El Mañana

domingo, 15 de diciembre de 2019

Mauricio Belloc
Con el Mazo Dando Mauricio Belloc

Ley babosa

30 mayo, 2019

Joder hoteles, restaurantes, sitios de diversión y de turismo (donde lo haya en Tamaulipas), dizque para meter control y que la gente no se embabose mucho con el chupe y los alipuses, justito en la víspera de la elección, es una soberana estupidez. Sabemos de casos excepcionales, cuando es el momento de votaciones, como en Cancún, Mazatlán, Acapulquito y demás, que se pasan por el arco del triunfo la ley seca, allá en aquellos sitios de playita, no aplica tal ley. Pero en Tamaulipas sí la ingan. Así que hoy viernes serán arrasados los super almacenes, depósitos, mini super y las tiendas de conveniencia.

YA ESTARÍA DE DIOS

La raza chelera, convenientemente peda..gógica, comprará alcohol, hasta herniarse. Así que el dizque espíritu de evitar en las urnas, la bronca que provoca la intoxicación etílica, es un vil asesinato al comercio tan lánguido en nuestra tierra, como a la vez es incitar al chupe en cantidades industriales. (Si votando buenos y sanos ya ven que siempre la defecamos, elegimos a los más bandidos, pues bien, ahora déjenos votar jumentos, para ver si le atinamos).

TESIS BABILÓNICA

En serio que todo briagadales azteca (y ni decir de los fronterizos que solo cruzamos el charco y nos traemos medio HEB y todo Walmart) podía realizar una tesina universitaria, de carácter irrefutable, referente a la Ley Seca en México, con motivo de una jornada electoral. Todo pedales (¡Hola! ¿Cómo están todos ustedes?) sabe que el viernes previo a las 48 horas de no venta de marranilla y pomo, todo buen embajador de la raza mahuacatera, se tiene que surtir hasta la madre de tales botellas y latas. Tenga ganas de beber o no.

PLAN CON MAÑA

El gobierno, no nos cabe la menor duda, que está trabajando para las compañías de tanguarnis, beberecua, soyate, chupitos, similares, conexas y pueblos que voy pasando. Esta nación es un soberano despapaye, la república del mega desmadre y el país de la ultra burla.

Donde la autoridad tiende la cama, se acuesta, se hace el muertito, pero solo para hacerle el caldo gordo a las cerveceras, tequileras, roneras, mezcaleras, sotoleras y demás zonzeras, baboseaderas y derivados de la industria de los idiotizantes elíxires y los irresistibles brebajes.

EL AGUA DE LOS FLOREROS

Hay quien ni chupa, es abstemio, pero si le dices -sobre todo tú, gobierno- que no puede comprar alcohol este sábado y domingo próximos, entonces, en automático, el viernes la raza se monta la del Puebla, se pone de acordeón entre la banda y quiebran el cochinito (y más ahora que es quincena, ¿A poco creen ustedes que les van a dar reumas para correr a comprar toda la tienda?) para lanzarse a mercar tocho morocho, con que sea líquido y tenga más de tres grados Gay Lussac de chupirul.

ME RÍO DE JANEIRO

Que no se pueda beber, ¡Ja! no hay insulto mayor para nuestra real raza de cobre, ¡En fin de semana! Ja, ja y más ja. En eso de chupar, somos los mismos ahora, que hace 10 mil millones de años (como diría alguien). Hasta el agua de los floreros nos pasamos por el gaznate. Al mexicano dile que no se puede, que está prohibido y entonces, sin tener ganas, nada más por sus aguacates, hará justo lo opuesto. Que el gobierno te diga a ti pueblo, que te dará bote o multa si haces tal cosa (chupar) y entonces el pueblo va como marrano al matedero, justo a hacer lo contrario, lo prohibido, lo ilegal, lo penado, lo punitivo. Y aquí ya le paramos porque ya nos dio sed de la mala.

LISTOS, MONTAOS Y ARMAOS

Se viene el domingo clave -ya saben a que nos referimos-, así que pónganse buzos caperuzos, que les ofrecerán una “quinina” y hasta una milanesa, ¡sobres! ustedes pónganse bien pilas y agarren de tocho morocho, no se repriman, que al fin y al cabo es su feria, de ustedes mi pueblo, el dinero que les abanicarán en la cara, es lana de ustedes, del sufrido pueblo. Agarren como en feria, pero eso sí, no obedezcan el mandato a cambio. Ustedes digan que sí, pero a la hora buena, juéguenles contras a esos bandidos que quieren comprarlos justo con el billete que ustedes soltaron para pagar el predial, la multa de tránsito, para mercar la licencia de manejar, o las placas de su nave, en la consulta al médico del Hospital Civil o del General. Es su money, así que agárranselo al mapache ofrecido, pero no le hagan caso sobre la cruz que han de marcar.

HAGAMOS HISTORIA

Este domingo le vamos a dar valor a ese rectángulo de plástico que lleva nuestra foto ¡Pero te peinas cuñao! Ahora sí, chile verde, les has de dar sabor al caldo. Vamos a ver para qué sirve esa tarjeta que llevamos cargando toda la vida en la cartera. No se me rajen mi gente, sálganle tempranito el domingo, antes que ir por el menudo y la barbacha, primero hay que acudir al sitio inusual donde el ciudadano tiene más valor que los inches polacos y los gachos funcionarios. Donde el hijo de vecino vale más que el caco goberladrón y que el pillastre de su alcachofa.