El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Mauricio Belloc
Con el Mazo Dando Mauricio Belloc

Limpia en Facebook

7 agosto, 2019

Haciendo nuestra primer limpia histórica en Facebook, puesto que nunca nos habíamos metido a ver lista de amigos (apa amiguitos, carnal), con el dolor de mi coraza, tuve que borrar de entre mis casi 2 mil contactos, como a 30 que ya no están entre nosotros. Caray, no somos nada, hoy estamos y mañana ya valimos berenjena. El caso es que desde nuestros yo muy interior, les mandamos un sentido pensamiento a los que sí nos dolió su partida, confesamos que hubo otros muchos, que ni fu, ni fa. Lo sentimos por esta confesión, pero no podemos ser falsos, tampoco hipócritas.

NO LA JODAN

Tenemos entre casi dos milanesas de amiguis, como a 10 a 20 que tienen o que crearon varios sitios de Facebook, algunos con cuatro o cinco. ¡Y ninguno de los tipos y rucas, valen la pena! los iba a borrar a todos, pero decidimos que luego lo haremos, con más calmita, un día que andemos más perros de humor y que no nos remuerda el tener que eliminarlos de la lista. Otros muy infelices, traen apodos o sobre nombre, unos se ponen que si Juan Brad Pitt, otras que si Ternurita Bella Martínez otros que Si G.a. Rdz. (así con mayúsculas y minúsculas).

FUERA POR MAMERTOS

Deseamos creer que eran personas normales, que les dimos “aceptar” cuando nos enviaron la solicitud o cuando nosotros se las mandamos a ellos, pero es que entonces sí tenían nombre y apellido verdaderos, incluso con su foto personal, solo que luego se volvieron mamelucos, se cambiaron y se pusieron tal mafufada de sobrenombre o apodo, con un pensamiento o en la foto de perfil aparece cualquier babosada. De hecho no los hubiéramos aceptado y mucho menos enviado solicitud, si supiéramos de tales jaladas de su parte. ¿Por qué no pueden ser unas personales normales?

LOS GAVIOTONES

Hay muchos que son muy amigos nuestros, pero solo envían mensajes de sus negocios, de su jale, la chamba, el changarro que tienen o a lo que se dedican, siempre están jeringando con lo suyo, lo que les da de tragar. No están en el “Feis” para bromear, chatear, poner gorro y decir babosada y media, sino solo quieren hacer negocio. Y eso, en verdad que sí nos revienta las pelotas. Pero el hilo de la cordura, el de la tolerancia ya se está reventando, en el siguiente trasquile o limpieza del sitio, les vamos a tener que dar mate, cepillarlos.

OJOS “AMIGOS”

El Facebook de un servidor, es para zonzear, es nuestra medicina para relajarnos, desestresarse, para babosear, decir guasa y media, para carcajearnos, casi orinarnos de la risa, para reinos y peernos hasta desinflarnos por completo. Eso es lo que queremos en Facebook, algo informal, tontejo, sin seriedad, sin compromiso, a lo Batman, a lo wey. Aventar cosas y recibir cosas, que nos divierten, que nos alegran, que nos den y dar risa, -las carcajadas mucho más- son el medicamento que todos necesitamos cada día, a todas horas.

NO PRESTEMOS SERIEDAD

Algunas contadas, veces- pero ya son varias-, nos reclaman dos que tres contactos que tenemos, acerca de lo que posteamos o ponemos en Facebook. Nos dicen que no deberíamos poner tal cosa, que ellos están en contra de lo que un servidor postea, reclaman y hacen la observación de que mi profesión y mi trabajo no van con eso, que estoy faltando al periodismo. Ojo señoras y señores, MI Facebook (“mi” lo pusimos con mayúsculas las dos, como sinónimo de propiedad, de pertenencia, autoría, de mis aguacates, de lo mío, lo de Mickey), no es una extensión de mi trabajo -perdonen que hable en primera persona, pero es para explicarnos mejor-, mi Facebook, es mi purrúm, mi Pedro, mi flatulencia, no tiene que ver con este periódico, ni con la empresa para la que trabajo.

SOBRE AVISO NO HAY ENGAÑO

Mi columna -seguimos en primera persona, con su permiso-, mi reporteada, mis notas o mis entrevistas, reportajes y demás, están fuera del Facebook. en todo caso crearía dos Facebook, uno para los cuates y el otro para el trabajo serio. Pero que webba, ¡ni orate! Así que quien lea mis tontejadas en Feis, son como las llamadas a misa, el que quiere va y el que no, pues no. Se aguanta y se jode, nadie los tiene husmeando en lo nuestro. Tan fácil que es borrar a cualquier de su personal lista de contacto. Así que como dijera el gran Juanga; “pero que necesidad, para que tanto problema”. Ni me reclamen con seriedad, lo que este wey ponga en su sitio de Facebook.

CHÍSPENLE A LA GOMA

Señoras y señores, el Facebook nació para muchas cosas. Por citar un solo ejemplo, para informar y llegar ipso rápido a mucha gente, tan solo en un click. Es una gran red social, pero entre esas muchas cosas, para mi es más que todo para divertirme, para poner lo que me dé la gana, para conocer -solo en la imaginación- a mucha gente, a la que tal vez nunca veré en mi cánida vidorria, pese a vivir en el mismo rancho. Así que no se la tomen muy en serio, siento que esto del “Feis”, es para aflojar (en buena onda) los esfínteres y divertirse. Si no lo toman así, entonces permítanos decirles que ni modo, no lo sentimos, ni por ustedes, ni por uno mismo.