El Mañana

jueves, 18 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Litros ‘de a menos’

17 marzo, 2019

Antes, la moda en las gasolineras era dar “litros” incompletos programando dolosamente las bombas, ahora eso no pasa, pero no porque se hayan vuelto honestos, sino que se dice que ahora la tendencia es “huachicolear”, es decir, agregan aditivos y solventes para que haga más volumen.

Hicimos un ejercicio en 11 -de las 57- gasolineras de la ciudad, llevando un recipiente marcado para constatar cuáles dan litros completos, siete de éstas cumplieron, pero dos no; curiosamente las dos restantes dieron un poquito de más.

Nadie le quiere perder, y la coloración en las muestras fue un poco variable; es aquí donde coincide con los estudios a nivel nacional que señalan que se les agregan algunos solventes, aditivos, químicos, etc., para rebajar un poco el combustible.

En el caso de las que dan de menos, resultó que eran “litros” de 950 mililitros, por lo que en cada 20 litros que uno le quiera echar, se pierde un litro completo.

El ejercicio se hizo en los últimos dos días, que estuvieron frescos, esto con la intención de que la evaporación no afectara la muestra.

Muchas veces se ha planteado que el sistema educativo en México no funciona, la consecuencia de esto es no formar a los futuros ciudadanos de manera óptima.

Dicen que las comparaciones son malas, pero ¿qué tan malo sería tomar el ejemplo de las cosas que funcionan en otros países y adaptarlo -no replicarlo- en nuestra nación?

Los japoneses tienen una reputación de ser extremadamente disciplinados y proactivos, aunque ningún lugar es perfecto, ellos tienen una nación próspera y ejemplar.

En su sistema educativo no tienen exámenes hasta el cuarto grado de primaria, pues antes de eso la prioridad es que aprendan de la vida y forjar su carácter y seguridad antes de enfrentarlos al estrés de las pruebas.

Las escuelas japonesas no tienen personal de intendencia, los mismos estudiantes limpian los salones, pasillos y hasta los baños divididos en turnos, como ellos son los responsables, no les quedan muchas ganas de ensuciar su salón y esta pulcritud les queda para el resto de su vida.

Los alimentos también los preparan los estudiantes de primaria y secundaria, con instrucciones de cocineros escolares y personal médico para que aprendan a llevar una alimentación saludable, que de igual manera, muchos siguen esa tendencia en la adultez; estas son sólo algunas de las bondades que podríamos aprenderles, puesto que en verdad funcionan.

Se llegó el día y para muchos si Molotov no interpretaba sus temas clásicos como “Gimme tha Power” era lo mismo que si no hubieran venido, desde un principio fue la incógnita al ser contratados por el gobierno, pues esta banda debe su ascenso a la fama y su trascendencia generacional a su propuesta antisistémica que hoy es para muchos un himno de la protesta social y el nacionalismo.