El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Llegó la Guardia

5 julio, 2019

La llegada de la Guardia Nacional a Nuevo Laredo fue bien recibida por los ciudadanos, pues desde que se anunció el proyecto y su despliegue a la frontera, quienes residen en sectores de mayor incidencia delictiva solicitaban su presencia.

Ayer comenzaron su primera misión, que es la proximidad ciudadana, por lo que ayer acudieron a parques y plazas para presentarse con los neolaredenses.

Llamó la atención que entre la Guardia Nacional había también mujeres, lo que ya de entrada hace ver a la corporación más progresista, pues hasta hace unos meses no era común ver damas militares en labores de patrullaje, pues incluso las féminas que estaban en el Ejército -específicamente en el cuartel local- estaban asignadas a las áreas de oficina y no tanto de campo.

Esto -se dice- tiene muchos beneficios, pues además de darle pluralidad a la Guardia Nacional, diversos estudios indican que reducen probabilidades de corrupción y malas prácticas en general, además de que las revisiones a mujeres serían más correctas hechas por elementos femeninos.

Hay que decirlo, las estadísticas revelan menor inclinación de la mujer a los actos corruptos.

Cuando era titular no se dejaba ver, no se sabía qué hacía o si hacía algo; se trata de Jesús Vega Ordóñez, quien deja el cargo de delegado federal del Instituto Nacional de Migración en Nuevo Laredo a escasos días del regreso de cientos de migrantes para que esperen en el lado mexicano la resolución de su solicitud de asilo en Estados Unidos.

Por cierto que se acerca la fecha de este anunciado regreso y las autoridades estatales y municipales no parecen tener plan ni idea de qué hacer ante esa situación.

El gobierno del Estado dice que no va a ser receptor de migrantes, al parecer les llegó tarde la noticia, pues los migrantes ya están aquí desde hace tiempo y también desde hace rato que los albergues están saturados, además de que el gobierno estadounidense no les está preguntando si quieren recibir a los africanos y centroamericanos -hasta rusos-, simplemente los van a mandar para acá.

No se puede negar la realidad, sino que a este punto debería haber una preparación pues la llegada de los migrantes ocurrirá sí o sí.

La carga se la van a llevar los albergues no gubernamentales, como la Casa AMAR, Nazareth y otras de reciente creación que deberán rascarse con sus propias uñas, pues dependen de las donaciones y no sólo no son copiosas actualmente, pues aunque lo fueran, serían insuficientes para la oleada que se contempla.

Ahora el SAT quiere sacarle impuestos a las propinas de los meseros -y otros empleos que tengan esta percepción-, bajo el argumento de que forman parte de su salario, por lo que éstas serían consideradas para efectuar el cálculo y retención del ISR.