El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Lluvia, sol y frío

1 abril, 2019

Ahora que Trump amenazó -de nuevo- con cerrar la frontera esta semana que apenas comienza, la consternación entre la gente fue casi nula, incluso entre la población fronteriza.
Aquí la cuestión es que si lo hubiera dicho cualquier otro presidente -de los que sí eran serios en sus declaraciones-, esto hubiera causado mucha preocupación y por ende inestabilidad en los mercados y otra serie de medidas y efectos colaterales, pero no ocurrió.
Esto habla mucho de la percepción que hay del presidente norteamericano por sus propios representados y en el extranjero, evidentemente no es visto con seriedad y sus declaraciones no siempre tienen validez.
Un presidente que gobierna para unos y que no es tomado en serio no pasa a la historia como un líder sino como una caricatura.
Sí existen precedentes para cierres totales de la frontera sur de Estados Unidos, una de ellas para presionar por el caso del agente de la DEA “Kiki” Camarena y otro más reciente durante los actos terroristas del 9/11 cuando cayeron las Torres Gemelas en Nueva York, ambas situaciones graves, especialmente la segunda, pues implicó reorganizar la estrategia de seguridad; desde ese fatídico día, las revisiones y medidas en los cruces internacionales norteamericanas cambiaron para siempre.
Pero en esta ocasión se trata -a opinión de propios y extraños- de una necedad de Trump, pues incluso organismos gubernamentales y privados han manifestado que una acción de este tipo traería graves consecuencias para la economía de ambos países especialmente en las ciudades fronterizas, además de el daño a las relaciones diplomáticas entre ambos países.
Aunque esta declaración fue reprochada, aún no ha tenido mayores consecuencias, por la misma razón que hemos repasado, no se ha podido tomar en serio, incluso para los neolaredenses que tienen en mente las imágenes recientes del breve cierre del puente 1 por un incidente con migrantes, así como los constantes ejercicios de agentes de la CBP antimotines en los cruces locales.
Una pregunta -muy hipotética, porque es un escenario poco probable- que circula en redes sociales, es la de lo que ocurriría con la agenda de los políticos de Nuevo Laredo que viven en Laredo, Texas, en caso de cierre de los puentes internacionales, pues se habla de muchas figuras de primer nivel que están en esta situación.

Lluvia, frío y sol en un solo día, así de extremo suele ser Nuevo Laredo, pues incluso el dicho de “Febrero loco y marzo otro poco” le queda corto; en lo que va del año no hemos tenido periodos de clima estable y no parece que esa estabilidad vaya a llegar pronto.
Este clima cambiante al final deriva en enfermedades respiratorias constantes entre la población y dentro de esto, algunas personas que no terminan de recuperarse de tal condición.