El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

15 septiembre, 2020

Los cines y gimnasios de regreso



Nuevo Laredo avanzando a Fase 2 no debe interpretarse como que todo está bien, pues esa confianza puede resultar en un repunte de contagios.

La buena noticia es que con esto es que luego de casi seis meses reabren cines, teatros, museos, bibliotecas, salones de eventos, palapas, jardines, albercas, gimnasios, así como actividades culturales y deportivas en espacios abiertos o cerrados, pero no en su total capacidad y con una serie de restricciones.

Esto conlleva a una reactivación económica importante si se hace de manera responsable tanto por parte de los negocios como de los ciudadanos e incluso las autoridades, cada uno haciendo su parte.

Sin duda poder acudir al cine o al gimnasio luego de una larga ausencia, podrá ser una experiencia reconfortante, incluso poder realizar de nuevo ejercicio al aire libre y otras actividades que se reactivan con este proceso.

El asesinato de un bebé de apenas 8 meses a manos de su padre es uno de los eventos más horribles que pueden suceder, para muchos, especialmente para quienes tienen hijos; es un suceso incomprensible y falto de toda humanidad.

Sólo saber que una pequeña vida tan inocente pereció a causa de las lesiones provocadas por quien se supone que debió velar por él toda la vida, revela una oscura faceta que existe en ciertos individuos a quienes difícilmente podríamos llamar humanos, pues independientemente de su condición mental, un acto de tal crueldad no cabe en la cabeza de muchos.

Definitivamente no todos pueden ni deben ser padres de familia, pues si bien el nacimiento de un hijo ha sido el factor que hace enderezar el rumbo de la vida de muchos, en algunos casos sólo deriva en que los pequeños lleven una vida de sufrimiento para después repetir el ciclo.

Pedrito de tan sólo 8 meses ni siquiera pudo dar sus primeros pasos, ni sus primera palabras, según revelan los informes policiales, habría experimentado en su corta vida, recurrentes maltratos hasta que un día su padre se excedió y el frágil cuerpecito del bebé no resistió más.

Este día del Grito será sin duda muy distinto al acostumbrado -de hecho todo en este 2020 lo ha sido- y en el caso de la conmemoración de la Independencia, era una tradición que al salir del trabajo el 15 de septiembre, todos se dirigían al Palacio Federal, Expomex o algún festejo familiar multitudinario, portando trajes típicos niños y adultos, algunos con bigotes y sombreros -que poco están relacionados con el periodo independentista- para degustar algunos antojitos y al filo de la medianoche contemplar con sus seres queridos los fuegos artificiales en verde, blanco y rojo, mientras se ondean las banderas mexicanas y se grita al unísono ¡Viva México!

En el Palacio Federal y Expomex una verbena popular atrae a miles de neolaredenses a cantar con sus artistas favoritos; pero este año, el Covid-19 ahogó las fiestas patrias, como el resto de las celebraciones hasta ahora.

Al igual que malinterpretar la Fase 2 para Nuevo Laredo, realizar un festejo con personas ajenas al hogar puede derivar en un repunte de contagios, como ocurrió después del 30 de abril y 10 de mayo, cuando muchos hicieron caso omiso y celebraron a los niños y madres.

Algo que no estaba peleado con el coronavirus, son los adornos patrios, pues si bien este año no habrá festejos multitudinarios, colocar de nueva cuenta los adornos de años anteriores en espacios públicos promueven esa atmósfera festiva que este año parece ausente por varios factores.

Más opiniones de
Los Redactores