El Mañana de Nuevo Laredo

Álvaro Morales

Sentir Cívico

Álvaro Morales

7 junio, 2020

Los Huertas de Morena



Tirar la piedra y esconder la mano parece ser una práctica muy común hoy en día en la política. Con sutil facilidad se insulta, se miente, se denigra a los opositores políticos por medio de redes. Lo hacen personas sin escrúpulos, sin principios, sin ética, que no tienen la solvencia moral de dar la cara y decirlo de frente. Cobardes que se esconden detrás del anonimato. Lo sé muy bien, pues durante años he recibido los embates de este tipo de ataques, hasta hace poco provenientes de Gobierno municipal o estatal.

La guerra sucia no es nueva. Es la herramienta más baja que tienen aquellos que de frente no pueden combatir. Es el arma que se utiliza para denostar a los adversarios contra quienes no se tiene nada más. Eso que ensucia la política y que viene de gente moralmente retorcida. La guerra sucia es huérfana, nadie tiene el valor de asumirla como propia.

Morena, el partido con el que simpatizo ya que creo en nuestro Presidente, comienza a sufrir de estas bajezas. A pesar de que nuestro Presidente ha demostrado ser un demócrata, plural, tolerante e incluyente, esto muchas veces no impregna a todos. Todo gran movimiento se ha visto siempre afectado por la sombra de la traición. Siempre habrá un Huerta que, desde adentro, esté dispuesto a traicionar la nobleza de un movimiento por sus propios intereses. Quienes se esconden con falsas caretas, detrás de sonrisas fingidas que enmascaran oscuras intenciones. Incluso nuestro movimiento se ve afectado por esto, por traidores que tiran la piedra y cobardemente esconden la mano. Nuestros propios Huertas que sirven comida en las calles mientras solapan al gobierno municipal y estatal, o aquellos que han perdido el piso y se comparan con Cristo. Nuestros Huertas, Santa Annas, Miramones, cobardes que en las sombras traicionan un noble movimiento como Morena. Y lo digo de frente, sin esconderme detrás de nada, con todas sus letras: Morena, tanto nacional como en Nuevo Laredo, como partido, hoy padece una crisis, se aleja de los principios primordiales, comienzan a salir aquellos que hablan de izquierda, pero cobran con la derecha, pretenden secuestrarlo oscuros personajes sin principios, sólo alimentados por su propia ambición.

No podemos tomar ese camino. Morena nació como una esperanza para México, plural, con raíces en la izquierda, pero con apertura al centro y la derecha. Morena fue concebido como el partido de los leales a México. Hoy parece que se crean “tribus”, como en su momento pasó en el PRD y lo quebró. El fuego amigo nace de enfermos por poder dentro del mismo partido. De gente que se llena de rasgarse las vestiduras por Morena, pero que le hace el juego sucio a los adversarios políticos. Esto no puede ser así, no se debe caer en lo mismo que nosotros criticamos. Al menos tengamos el valor de hablar las cosas de frente.

Hace dos días me informaron de un video que circulaba por redes sociales en contra de mi persona. Apenas ayer tuve la oportunidad de verlo. Me insultaban, calumniaban, por lo bajo. Sin importarles que tengo una familia, un hijo al que sus calumnias también afectan, esos cobardes arremetieron con mentiras que no valen la pena mencionar. Eso no es lo que duele, al fin y al cabo, a estas alturas, uno comienza a hacerse de la piel más dura. Lo que duele es de donde vienen, de adentro, propio fuego amigo.

Sé de quiénes viene ese video. Tan bajos, como lo son, no pueden ocultar su autoría. Pero no soy de rencores. En política no hay nada personal. Esas acciones hablan más de ellos que de uno mismo, de su vulgaridad. Es fuego amigo, lamentablemente. Hacen con sus acciones la labor de los adversarios, tal vez hasta impulsados por ellos mismos. Dan pena sus acciones. Son traidores al movimiento, pues esos que se han tomado el tiempo de hacer un video en mi contra, no son capaces de hacer frente a las malas acciones del gobierno estatal o municipal. Son buenos para atacar a los de adentro, mas no a aquellos que de verdad dañan a la gente. Son cobardes, traidores, vulgares. Eso es lo que no debemos tolerar en Morena.

Morena es grande y sigue siendo una esperanza para México, pero no podrá salir adelante mientras tenga a sus mayores enemigos dentro del propio partido, frenando, dividiendo, poniendo el pie. Nos hacemos entre nosotros lo que no pueden hacernos los adversarios. Y ustedes saben muy bien, quienes hicieron ese video, el daño que hacen a Morena con sus acciones cobardes.

Hago votos para que podamos encontrar la cordura y se pueda producir una unidad capaz de enfrentar a los verdaderos adversarios. Deseo que aquellos que hoy dañan con su bajeza, encuentren el valor de hablar de frente. Dejemos de simular, dejemos de ser actores políticos tibios, sumisos ante el régimen local. Dejemos de vender las conciencias, de agachar la cabeza, de tirar la piedra y esconder la mano. Actuemos a la altura de las circunstancias. Hagamos un análisis profundo de nuestro actuar y trabajemos por la gente como genuinos demócratas, no como advenedizos. Morena tiene las herramientas para salir adelante, desafortunadamente también tiene dentro a malos elementos que pueden frenar el movimiento. No los dejemos.

Más opiniones de
Álvaro Morales