El Mañana

lunes, 16 de diciembre de 2019

Pedro Chapa Salinas
En voz alta Pedro Chapa Salinas

Los neo-polkos

1 diciembre, 2019

A raíz de
la proliferación desafortunada de eventos cuya violencia, criminalidad
desmedida, barbarie más cruel y salvaje que recientemente hemos presenciado,
parecen estar dictadas con el firme propósito de desestabilizar a nuestro país,
diferentes grupos opositores al gobierno de la cuarta transformación,
subiéndose al tren del caos manipulado desde el exterior, han iniciado una
campaña de infundio que abraza la descabellada propuesta sobre la inminente intervención
extranjera como única posible solución a nuestro problema de inseguridad.

Tales
aseveraciones, provenidas, en su gran mayoría, desde lo más recalcitrante de la
extrema derecha reaccionaria local, nacional e internacional, son el reducto de
un profundo desconocimiento de nuestra historia, así como de la completa
ignorancia sobre lo que establece nuestra Constitución en relación con los
principios de no intervención y el respeto a la soberanía nacional de los
pueblos, cuyo fundamento encontramos en la Doctrina Estrada que proviene
precisamente del rechazo hacia una política injerencista del imperio gringo.

Todo este
revuelo que han causado las declaraciones del magnate xenófobo convertido en
presidente de los Estados Unidos de Norteamérica por los rusos (y por uno que
otro gringo trasnochado), de amenazar con designar a las bandas criminales
mexicanas del narcotráfico como “terroristas”, no es más que el reducto de otra
de sus tácticas propagandísticas que en su desesperación derivada del
“impichment” que se le sigue (proceso de destitución, o juicio político), lanza
como estrategia para desviar
la atención, usando como justificación de su discurso el miedo, el odio, y el
terrorismo de Estado.

Y aunque
ya salieron -al no
quedarles de otra- los senadores panistas en su conjunto, cerrando filas en
torno al presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno, liderados por el
“jefe” Diego, argumentando los principios soberanos arriba mencionados, y
condenando al hocicón de Trump; persisten los ecos aislados de uno que otro
títere que desde las ínfulas del poder, y escondidos detrás del fuero que les
otorga la investidura de representantes de nuestra sociedad, lanzan amenazas
prepotentes y escupen con singular idiotez criticas autodestructivas en defensa
de una invasión militar hacia nuestro país.

Esto no
ha de extrañarnos en lo más mínimo, sólo habremos de recordar los diferentes episodios de la
historia de México en donde en los momentos más decisivos, en que nuestra soberanía estaba siendo
comprometida y nuestra dignidad como nación sufría los embates del saqueo, los
conservadores siempre han estado del lado contrario al interés colectivo
nacional, avalando la intervención extranjera como ocurrió en la secesión de
más de la mitad de nuestro territorio, o en la Reforma cuando fueron a traer un
príncipe para que combatiera al Gobierno constituido, o recientemente,
regalando nuestros recursos naturales como si fueran de ellos. ¡Y ahora
esto!  En pocas palabras, son unos traidores
a la Patria.

ADENDUM

Gravísimo
lo que sucede en Chile, en donde ante los acontecimientos de protesta contra el
gobierno, su Presidente
acaba de declarar: “La violencia está causando un daño que puede ser
irreparable al cuerpo y alma de nuestra sociedad”; cuando la nota destacada en la
prensa internacional es: “Carabineros actúan con brutalidad extrema en Chile,
desnudan y golpean a menores detenidos” (Aristegui Noticias, 29/11/2019);  además de las aseveraciones, obviamente
repudiadas por el mundo entero, en donde Sebastián Piñera cataloga como “enemigo poderoso e
implacable” a la mayoría del pueblo que se manifiesta en su contra por las
calles.

Pero esto
no lo publica la prensa conservadora. ¿Por qué será?