El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Adolfo Mondragón
Personajes de mi Pueblo y del Otro Lado Adolfo Mondragón

Los olvidados (pero no de Dios)

2 junio, 2019

Bueno, tampoco son los olvidados de Buñuel, sino los olvidados de mí. Me explico: la semana pasada en esta columna publiqué con un sentido más bien anecdótico y festivo, una muy breve semblanza de los personajes que integramos la mesa dominical de Panorama 91 que, reitero, maneja magistralmente el Lic. Miguel Ángel Vidal, e insisto en que “magistralmente”, en virtud de que se necesita un verdadero arte para manejar y controlar a esta caterva, no de malandros, sino de ingenuos quijotes de la palabra. Y la verdad, no haya a cuál irle. Pues bien la semana pasada dejé, involuntariamente, fuera a importantes integrantes de la mesa.

Empezaremos con el profe Adán Hernández en razón a que acaba de cumplir años, 40 dice él, pero asegura Miguel Ángel que es coetáneo del insigne Chabelo y que cuando llegó a México Hernán Cortez como estudiante de intercambio, ya era maestro. Muchas son sus cualidades como docente, le tocó vivir los finales de la época de oro y se forjó como buen maestro, pero como alguien dijo: la pasión se convirtió en “pensión” y ahora goza lo que durante 30 años aportó al ISSSTE.

He de reconocer que su mejor cualidad no está en el aula, sino en la cocina, pues es un cocinero de primera, cuando le toca llevar el almuerzo al programa, me veo obligado a tirar el plato desechable para no seguir comiendo pues es ya pecado de gula. Yo le agregaría su buen carácter y alegría, aunque es americanista y priista, (nadie es perfecto).

Otro de los olvidados tal vez porque se ha ausentado es el Arquitecto Carlos de Anda, seguro que sus delicadas obligaciones legislativas no le permiten acompañarnos; no le alcanza el tiempo ni para levantar el teléfono y lanzarnos una sonora trompetilla, digo, de perdis. Sin embargo, lo conservamos en la lista. Me faltó también y en forma imperdonable, el inefable Lic. Jesús Becerra San Martin, quien, aunque no asiste de manera regular, sus visitas siempre son bienvenidas pues aporta momentos agradables, lo mismo cuando nos deleita con su armónica que cuando hace remembranzas de hechos pasados y recuerda a personajes de nuestra historia reciente, sin faltar las aportaciones chuscas como los dichos populares. Es prudente en sus participaciones y sabe medir el tiempo.

Se nos fueron, pero no los olvidamos, el Arquitecto Cristóbal Enríquez, quien hacía cimbrar (el corrector está mal pues me quita simbrar y me pone cimbrar que es poner cimbra) las estructuras del país con sus comentarios, igual el Químico Andrés Garza que tiene algo quebrantada su salud.

Mención aparte merece una gran ausencia: El Lic. Pedro Chapa Aguirre, el caballero del programa, el hombre del decir impecable y la docta palabra; extrañamos su hablar pausado, su elegancia, sobriedad y su comentario certero. Poseedor de una vasta cultura y enorme sapiencia. Dejó una profunda huella y un enorme hueco muy difícil de llenar. “Cuando un amigo se va….”.

Bueno, creo que son todos los olvidados, si me sale otro por ahí de algún baúl, ya no lo pongo, para qué se esconde.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, le deseo que pase un espléndido domingo de elecciones con su familia; no se le olvide ir a votar, si formamos un buen Congreso, libre y autónomo, el pueblo se lo agradecerá.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Ya llegué