El Mañana

viernes, 22 de noviembre de 2019

Ana Cristina Martínez
Pasos de éxito Ana Cristina Martínez

Los pasos diarios sobre el puente

30 septiembre, 2019

El amanecer en la frontera es toda una experiencia. El ir y venir de miles de estudiantes entre dos naciones nos hace únicos. Es un frente común para ayudar a cada niño que camina el puente a salir adelante por medio de la educación.
Los pasos diarios sobre el puente cuentan miles de historias de éxito.
Los de ayer que muy temprano cruzábamos para aprender inglés e ir a la escuela somos los de hoy que damos fe de que es posible encontrar oportunidades por medio de la educación.
Muy temprano a pie y en carro hacen fila, todos con un propósito de aprender mucho, de pasar esas clases de inglés que son una tortura, y el sueño lejano de llegar a la universidad.
El amanecer lleno de colores acompaña a los valientes a luchar por su sueños. El río Bravo es la prueba de que todo pasa, los días, los meses, los años, lo malo y lo bueno también. Por lo tanto, nadie se puede rendir, al contrario, a caminar más, acelerar el paso que lo mejor está por venir.
Los soldados del lado mexicano son el respeto diario que se tiene para caminar por una ciudad donde existen problemas, pero con la confianza de que estamos protegidos por una fuerza que lucha contra los malos.
Al lado del soldado siempre están personas vendiendo algo, periódico, chicles, pepitas, banderitas; comida para calmar el hambre y banderitas para que nunca olvidemos de donde somos. Los niños durmiendo en el rebozo de sus madres, son los que viven diariamente en el puente, pero no pueden cruzar la raya, están dentro de un paréntesis cotidiano, son los que vemos diariamente entre tanta gente. Gente que aparece todos los días o gente que se pierde en la niebla de la violencia.
En un momento la fila estaba compartida con los refugiados que acampaban con sus colchas, su agua, su casa temporal para encontrar el sueño americano. Los niños y jóvenes haciendo fila con su pasaporte, en silencio saben y afirman lo afortunados que son de poder cruzar la raya, llegar a la inspección y caminar en suelo americano.
Un día fue México pero hoy es “the land of opportunities”, la tierra de las oportunidades, que por eso se hacen las filas, para alcanzar una migajita de esas oportunidades o todo el pan.
La parte que todos cuidamos es traer el cambio exacto para cruzar con los cuatro pesos del lado mexicanos y el dólar con cincuenta centavos del lado americano. Esa es la primera clase de administración, cuidar el dinero para poder regresar, pero también cuando no lo traes alguien sale de repente y lo paga.
El amor al prójimo en su máxima expresión, te ayudo a cruzar hoy, pero mañana ayuda a alguien más.
Los oficiales de “Customs” en la mitad del puente se fusionan con la línea, se vuelven parte esencial del sueño de miles de personas, especialmente de los estudiantes. Las filas eternas se cortan cuando se acerca la hora de entrada a la escuela, “los que van a la escuela por acá”, les gritan para que vayan por la línea peatonal del SENTRI y no lleguen tarde. Ellos también son conscientes de la importancia de llegar a tiempo la escuela, saben perfectamente que su apoyo un día será la historia de éxito que ayudaron a construir. El amanecer en la frontera cuenta miles de historias pero las que se quedan por siempre son las de éxito, las que trascienden la raya, las que dejan atrás el dolor o la felicidad.
En la fila de lado derecho, la bandera de México ondeando majestuosamente, para que no olvidemos que así ondean nuestros esfuerzos del lado americano. El esfuerzo no se rinde ante nada porque somos mexicanos incansables, somos los que cruzamos a perseguir nuestros sueños, somos los que no vamos a dar paso atrás ni para agarrar vuelo. Esa era la frase favorita de mi padre “para atrás, ni para agarrar vuelo, pongan todo su esfuerzo en sus estudios en los Estados Unidos”; hoy lo tengo muy claro como miles de padres de familia.
Los amaneceres de la frontera son únicos, miles de esperanzas hacen fila en el puente y todos somos aliados para encontrar algo mejor del otro lado del río. La universidad, la preparación, el encuentro con un idioma y cultura diferente a la nuestra; que se incorporan a esos colores del amanecer y los hacemos propios.
Sigamos dando pasos de éxito, sigamos adelante con los estudios, que la universidad es una realidad que se puede alcanzar para todo aquel que quiera llegar hasta donde su esfuerzo y persistencia lo lleve.
Gracias por escuchar nuestro programa de Pasos de Éxito por XHGTS 107.3FM todos los sábados a las 10:00 de la mañana. Les dedico este articulo a los niños y jóvenes que hoy hacen fila en el puente pero un día serán líderes en nuestra comunidad.