El Mañana

jueves, 23 de enero de 2020

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Los wampanoag

27 noviembre, 2019

El Día de Acción de Gracias es una celebración tradicional
de Estados Unidos y Canadá. En los Estados Unidos se celebra el cuarto jueves
del mes de noviembre aunque originalmente se hacía el último jueves.
Generalmente en esta festividad se reúnen en torno a una mesa familiares y
amigos a compartir un banquete. Aunque es religiosa en origen, está considerada
como una festividad secular.

En los Estados Unidos, la tradición moderna del Día de
Acción de Gracias tiene sus orígenes en el año 1621, en una celebración en
Plymouth, en el actual Estado de Massachusetts. También existen evidencias de
que los exploradores españoles en Texas realizaron celebraciones en el
continente con anterioridad en 1598, y fiestas de agradecimiento en la colonia
de Virginia. La fiesta en 1621 se celebró en agradecimiento por una buena
cosecha. La tradición continuó con los líderes civiles tales como el gobernador
William Bradford, quien planeó celebrar el día y ayunar en 1623.

Dado que al principio la colonia de Plymouth no tenía
suficiente comida para alimentar a la mitad de los 102 colonos, los nativos de
la tribu Wampanoag ayudaron a los peregrinos dándoles semillas y enseñándoles a
pescar. La práctica de llevar a cabo un festival de la cosecha como éste no se
volvió una tradición regular en Nueva Inglaterra hasta finales de la década de
1660.

Sin embargo, esta romántica e idealizada escena mencionada,
está cada vez más alejada de la realidad. Ahora, más que a la comida familiar,
son cada vez más personas las que esperan el día de ofertas, siendo capaces de
desvelarse a las afueras de las tiendas, que ofrecen los grandes almacenes,
cuyos estelares volverán a ser los aparatos electrodomésticos o de computación.
Afortunadamente las ventas por internet evitarán con mucho esos tumultos. El
pavo y la familia pueden esperar, o bien, sustituidas por unas hamburguesas que
no presentan ninguna dificultad para ser preparadas.

No es fácil resistir a esta tentación de consumir, y de ser
capaz de endeudarnos por conseguir una televisión con unas pulgadas extras.

En Tailandia, el viernes pasado, el Papa hizo el siguiente
comentario:

“Estos tiempos nos exigen construir bases sólidas, ancladas
en el respeto y reconocimiento de la dignidad de las personas, en la promoción
de un humanismo integral capaz de reconocer y reclamar la defensa de nuestra
casa común; en una administración responsable, que conserve la belleza y la
exuberancia de la naturaleza como un derecho fundamental para la existencia.
Las grandes tradiciones religiosas de nuestro mundo dan testimonio de un
patrimonio espiritual, trascendente y ampliamente compartido, que puede ofrecer
sólidos aportes en este sentido, si somos capaces de aventurarnos a no tener
miedo de encontrarnos.

“Todos nosotros estamos llamados, no sólo a prestar atención
a la voz de los pobres en nuestro entorno: los marginados, los oprimidos, los
pueblos indígenas y las minorías religiosas, sino también a no tener miedo de
generar instancias, como ya tímidamente se vienen desarrollando, dónde poder
unirnos y trabajar mancomunadamente. A su vez, se nos pide abrazar el
imperativo de defender la dignidad humana y respetar los derechos de conciencia
y libertad religiosa, y crear espacios dónde ofrecer un poco de aire fresco en
la certeza de que ‘no todo está perdido’, porque los seres humanos, capaces de
degradarse hasta el extremo, también pueden sobreponerse, volver a optar por el
bien y regenerarse, más allá de todos los condicionamientos mentales y sociales
que les impongan”.

Que el recuerdo del Día de Dar Gracias, no pierda, pues, su sentido humanista. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Aturdidos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Andy