El Mañana

sábado, 25 de mayo de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Madres

11 mayo, 2019

Ayer no hubo otra cosa en redes sociales que felicitaciones de cada uno a sus madres y parejas.

Los restaurantes lucieron llenos en desayunos, comidas -un poco menos- y sobre todo en las cenas, los lugares de costumbre debieron hacer un esfuerzo sobrehumano para atender al flujo extraordinario de personas.

La gente definitivamente gastó más en el Día de las Madres que en San Valentín o fechas similares y no es de extrañarse, pues si bien no siempre hay una media naranja, todos tienen madre y le llevan un detalle así aún esté en este mundo o si ya falleció se le llena su lápida de flores y detalles.

Ahí es donde se ve el fervor de los neolaredenses para con sus mamás, pues sin importar la situación económica o disponibilidad de tiempo, para este día se busca la forma de hacerle saber lo mucho que se le quiere.

Siempre en fechas así surgen héroes como el señor Chávez, que ayer le llevó serenata a decenas de mamás que descansan en el Panteón Municipal Antiguo, un gran detalle de alguien que entiende el valor de una madre, pues no ha dejado de extrañar a la mujer que le dio la vida desde hace cuatro años que falleció, obviamente al concluir su homenaje multitudinario llegó a dedicarle lo mejor a ella.

Para no perder la costumbre del buen tino de Comapa, pues dejó sin agua al poniente en el Día de las Madres y de paso les extendió el inoportuno castigo hasta el domingo.

Hace unos días también hubo una suspensión del servicio, aquí el problema es que aunque estaba programado y avisaron con tiempo, no regresó cuando dijeron, sino que el servicio se restableció hasta seis horas más tarde y en algunos puntos de la ciudad incluso más tarde.

El año pasado estuvo marcado por una racha de suspender el servicio de agua potable casi cada domingo durante una temporada y de igual manera no regresaba en el horario anunciado, sino mucho después.

Ahora que vemos a los africanos en todas las esquinas dedicados a la respetable labor de limpiar vidrios -lo decimos con todo respeto-, nos dimos cuenta que ya han avanzado considerablemente en su aprendizaje del español, pero con cierta influencia.

Resulta que al terminar de brindar su servicio -que incluso están equipados con Windex y “wiper” o limpiavidrios- dicen “Gracias patrón” y un par hasta nos dijo “Gracias, Apá”.

Río Revuelto Los Redactores

Topes