El Mañana de Nuevo Laredo

Adolfo Mondragón

Cosas de mi pueblo y del otro lado

Adolfo Mondragón

24 octubre, 2020

Mañana viene López Obrador



Siempre que me atrevo a tocar algún tema relacionado con la política, les hago la aclaración de que de política no sé nada y entiendo menos, hoy la reitero y procedo a comentar esta visita que de muchas formas nos afecta a ambos Laredos. Obviamente su presencia en nuestra ciudad no será bien recibida por la totalidad de los ciudadanos, pese a que venga a entregar obras federales de gran beneficio a la ciudad, sobre todo al sector educativo; sin embargo, habrá que reconocer y aceptar que aquí como en todos lados, tiene detractores que no han entendido ni aceptan la política de la 4a Transformación.
Yo entiendo que no todos pensamos igual, pero hay cosas del más elemental sentido común, los cambios que se están realizando como el combate a la corrupción, el apoyo a los más pobres, las becas a los jóvenes estudiantes para que no abandonen sus estudios por falta de recursos, el programa de jóvenes construyendo el futuro en el que se les paga durante un año su capacitación, para que posteriormente se incorporen a la vida laboral y dejen la vagancia, lo cual los hacía presa fácil del crimen organizado. Cada joven salvado es uno menos que pueda caer en las garras del vicio y la delincuencia. Esto no tiene manera de rebatirse.
“Por el bien de todos, primero los pobres” es toda una filosofía y acción, teoría y praxis; en la medida que se abata la pobreza rampante que asola a más de la mitad de la población del país, en esa misma medida, estaremos atemperando las graves tensiones sociales que mantenían al país al borde de un estallido social. El hambre era mucha y las revoluciones las hace el hambre. Ahora hay miles, si no millones de hogares que al menos tienen un apoyo, que les permite comer, pueden además recibir becas para sus hijos y oportunidades de préstamos a la palabra para iniciar un modesto negocio o ampliar el existente. Préstamos que antes no se podían conseguir por lo elevado de los intereses. Me pregunto, ¿en qué les afecta que esto suceda?
En estos momentos se está librando una verdadera batalla en las cámaras por la desaparición de los fideicomisos, los cuales se ha demostrado que se manejaban muy mal, resultando beneficiados sólo unos cuantos y los beneficiarios nunca veían los resultados. El dinero no se les va a quitar, sólo el aparato burocrático que construyeron a su alrededor, el apoyo llegará en forma directa a los beneficiarios, a nadie se va a perjudicar; sin embargo, se ha construido toda una red de manifestantes que protestan por ello. ¡Claro!, los que van a perder su “modus vivendi” a costa del erario, no pueden estar conformes y no les importa gastar dinero para auspiciar alborotadores a sueldo. No defienden su patrimonio, defienden sus prebendas y privilegios, pero no se vale.
Otro sector muy atacado es el manejo de la pandemia de la Covid-19, pese a que el Dr. Hugo López-Gatell explica y vuelve a explicar, todas las tardes en la conferencia vespertina, se niegan a entender (o padecen de disfunción cognitiva) que los tradicionales medios de comunicación que permanentemente atacan todas las acciones de la 4T, es ya cotidiano, pero de ahí se agarran para difundir notas tendenciosas, falsas y hasta ofensivas en las redes. Mientras organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud o la Panamericana, así como muchos países, felicitan a México por el excelente manejo de la pandemia, nosotros mismos, los malos mexicanos, la atacamos. Exacerbamos la más mínima nota, apenas hay un pequeño repunte en los brotes de algunos estados y ya anuncian la segunda oleada, la cual por cierto nunca ha negado su posibilidad el Dr. López-Gatell.
Se recibió un país en ruinas, colmado de corrupción, con enorme deuda pública que ocasiona un gasto muy grande pagar, vicios ancestrales, anquilosadas instituciones, total: un sistema absolutamente deteriorado, acostumbrado al saqueo y la corrupción que le está costando un enorme esfuerzo al actual gobierno limpiar y ponerlo en marcha, no se puede cantar victoria, pero algo se está avanzando, pese a la pésima actitud de muchos que se niegan a entender la necesidad de acabar con todas estas vieja prácticas corruptas. Lo nuevo no acaba de llegar y lo viejo no se acaba de ir, afirma López Obrador. No ha sido tarea fácil.
Gracias amable lector por la gentileza de su atención, si es usted, un anti-AMLO, piense y analice lo que digo, si, no, entonces busque la manera de echarle porras mañana cuando venga. Que pase un excelente fin de semana en compañía de su familia.

Más opiniones de
Adolfo Mondragón

18 octubre, 2020

Pablo Mata Morán

12 septiembre, 2020

El lenguaje inclusivo

29 agosto, 2020

Las lecciones del virus

22 agosto, 2020

La otra pandemia