El Mañana

domingo, 25 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Más pobres con Cabeza

7 agosto, 2019

Cabeza de Vaca puede seguir diciendo que todo está muy bien, pero la percepción ciudadana y las estadísticas dicen lo contrario.

El Coneval señala que del 2016 al 2018 -los primeros dos años del actual gobierno estatal- Tamaulipas “ganó” 131 mil 700 nuevos pobres, lo que equivale a la población del municipio de Río Bravo, es prácticamente como si hubiera fundado una nueva ciudad exclusivamente con personas de escasos recursos.

En general, México no aumentó sus niveles de pobreza extrema, ni los estados vecinos como Nuevo León o Coahuila, pero Tamaulipas es otra historia y Cabeza de Vaca no tiene a quién culpar en este sentido, pues se trata de su periodo específicamente este notable incremento.

El tema de la inseguridad en el Estado juega un papel esencial, pues la violencia en términos generales es muy mala para la economía de cualquier entidad, son múltiples los escenarios, desde los cobros de piso hasta la falta de un ambiente propicio para que los clientes puedan salir a consumir productos y servicios y por consecuencia generar circulante, así como el gran reto de atraer inversión a una entidad en constante conflicto.

Una cosa lleva a la otra y al final el resultado se percibe en el aumento de pobreza de la población en general, porque si el gober y su gabinete han combatido la pobreza, ciertamente ha sido sólo la de ellos y no la de los tamaulipecos.

Ahora Cabeza de Vaca promueve sus aspiraciones de ir por la grande, ahí sus intenciones de tapar el sol con un dedo promoviendo la idea de que su administración ha sido ejemplar, cuando la mayoría de los tamaulipecos pueden contar muchas malas experiencias en el transcurso de su gestión.

Siguiendo el ejemplo de su patrón, Rivas habla de mejoras en materia de seguridad en Nuevo Laredo, pero esto fue desmentido de manera avasalladora en redes sociales por los propios habitantes de la ciudad, que viven una realidad distinta a la que pretende retratar.

Esta vez no hubo quién lo defendiera, pues la gran mayoría de los comentarios en redes no sólo iban en contra, sino que tenían un tinte de indignación por las declaraciones.

Ayer toda la ciudad estuvo al pendiente del incendio de una sucursal de Dulcerama, esto no se le desea a nadie y en verdad fue un lamentable incendio que deriva de un cortocircuito, según los propios empleados del negocio.

La densa y ancha columna de humo se podía observar desde casi cualquier punto del área conurbada de la ciudad y aunque algunos lo tomaron con mucho humor, hubo realmente muchas personas que lo lamentaron.