El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Masacre en Texas; el enemigo en casa

4 agosto, 2019

El tiroteo en un Walmart de El Paso Texas vuelve a poner sobre la mesa el tema del control de armas, ahí vemos a un Trump que dice poco y a un grupo de congresistas apoyados por la NRA que no aborda la problemática.

Una vez más quienes participaron en la masacre estaban muy bien equipados, lo que en Estados Unidos es relativamente sencillo y sobre todo: legal.

Sobre esto, no sólo se trata del fácil acceso a las armas de grueso calibre, sino de las motivaciones y/o desórdenes mentales de quienes toman la iniciativa de ingresar a escuelas, iglesias, centros comerciales y lugares concurridos en general a disparar indiscriminadamente contra civiles inocentes y desarmados.

Es precisamente esa combinación la más mortal y, en general, alguien que se atreve a realizar esta clase de actos, tiene ya una salud mental muy cuestionable.

Regularmente la frontera de Estados Unidos con México aunque no es ajena a la violencia, sí lo es a estos fenómenos en particular que se inclinan a crímenes de odio y no a los frecuentes ajustes de cuentas o enfrentamientos de grupos delincuenciales.

Como es usual, al menos uno de los presuntos tiradores anunció en las redes sociales el lugar -en este caso un- centro comercial y hasta el día en que se cometería el atroz tiroteo que acabó con la vida de casi una veintena de inocentes; siempre en estos lamentables hechos pareciera que hubo muchas señales que se pasaron por alto.

Mientras Trump está ocupado en una cruzada contra los migrantes, impera la falta de control de armas que se venden al interior de Estados Unidos y las que pasan a México, ambas en grandes cantidades e instrumentos de muchas muertes.

Curiosamente en la mayoría de los tiroteos no participan victimarios los migrantes ni personas de las minorías, en este caso uno de los presuntos tiradores cuya identidad fue revelada, es blanco y originario de Estados Unidos, lo que algunos entienden como que la amenaza no viene de afuera del territorio norteamericano, sino del interior de su propio país, tienen al enemigo en casa.

En redes sociales algunos no se contuvieron en hacer la clásica observación de cómo Estados Unidos realiza constantemente advertencias a sus ciudadanos de viajar a México por sus niveles de violencia, cuando se viven con frecuencia estos escenarios en territorio norteamericano.

En Villas de San Miguel comenzaron a ponerles camellones, pero lo que en realidad quiere la gente es que les pavimenten sus vialidades, pues más que calles los colonos le encuentran parecido a una superficie lunar.

Para colmo, durante la ejecución de las obras, la falta de señalamientos ha provocado que algunas personas dañen sus unidades, pues las varillas y otros materiales que representan un peligro no se ven durante la noche.