El Mañana

lunes, 16 de diciembre de 2019

Oscar Leal
Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Mes patrio

5 septiembre, 2019

Damos inicio a septiembre, marcado en el calendario con las celebraciones patrias donde incluye el Grito de Independencia, también la visita de la Feria y Exposición Fronteriza a la ciudad, cargada de su degustación gastronómica, exposición ganadera, juegos mecánicos y pirotecnia, para nuestra fortuna decirle adiós al mes de agosto, también es dejar atrás los efectos climáticos de la canícula la cual se mantuvo por 40 días consecutivos con rayos solares que mantuvieron un promedio de 40 grados centígrados el ambiente.
Septiembre, gracias a los efectos del monzón, el cual reúne vientos calientes cargados de humedad que provienen de los océanos desde el sur, los cuales chocan con frentes de aire frío del norte, provocando el fenómeno que activa la temporada de huracanes en los mares, los cuales otorgan el beneficio de las lluvias, éstas se encargan de reducir la temperatura en toda la República Mexicana y de elevar las reservas en los mantos acuíferos en todas nuestras presas, respiro muy necesario que ayuda a florecer la economía, que año con año beneficia a la industria ganadera y agrícola.
La bendición de las lluvias logran aumentar los niveles de las presas, activando las corrientes acuáticas dentro de las mismas, gracias a ellas se logran arrastrar sedimentos y semillas que sirven para repoblar los ecosistemas y activar la cadena alimenticia de los peces; en suma, septiembre nos ofrece armar aventuras de pesca con climas más templados y con puntos de pesca nuevos.
Para éste su humilde servidor el Mes Patrio es uno de mis favoritos para practicar la pesca recreativa, las aguas cargadas de oxígeno y alimento te ofrecen capturas de mayor tamaño, las zonas de pesca que se encontraban secas por la sequía, ahora se amplían principalmente las orillas acompañadas de juncos o lirios acuáticos, logran la mayor concentración de peces, las palizadas hundidas y piquetas ponen a nuestro alcance peces de mayor tamaño y es un placer dedicarle un par de horas a las paredes con rocas, donde los señuelos plásticos con arreglos “waky” te ofrecen hacer a un lado las plomadas y dejar caer muy lento el señuelo, hasta lograr que un enganche sorpresivo te erice los pelos de un tirón.
Las edrilas flotantes, características de la presa Las Blancas, una vez que las corrientes las arrinconan en los recodos, te obligan a sacar los señuelos de superficie en forma de “rana”; con lances largos basta con colocar el señuelo sobre las edrilas y a tirones lentos y pausados dejar que la “rana” se deslice lentamente al grado de alcanzar a tocar uno de los claros que se forman entre las hierbas y ”PPPOMMM” para sentir cómo los peces engullen el señuelo y de inmediato nadan en busca del fondo tratándose de ocultar.
Las peleas cargadas de potencia que ofrecen los peces no tiene comparación, la descarga de adrenalina fluye a chorros, mientras la fuerza de sus coletazos te deja ver cómo enturbia el agua con más de un metro de diámetro, mientras logra sacarte más y más línea del carrete te obliga a usar el troleador para acercarte lo más rápido posible, una de cada tres capturas se pierden, lo cual pone un plus a tu suerte al tratar de dominar a los peces… ¡VIVAAAAA MÉXICOOOOOOO!
Cuéntame tu historia,
tú ya conoces la mía.
viajesdepesca@hotmail.com

Aventuras del Mantarraya Oscar Leal

Aguanieve