El Mañana

sábado, 16 de noviembre de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Mi nombre en una escuela

10 noviembre, 2019

Bello rostro tenía aquella chica. Es una pena que
pocos hombres lo vieran, pues casi todos centraban sus miradas en el turgente
busto de la joven, en su incitativo caderamen y en sus bien torneadas piernas.
Un individuo la abordó en el bar. Le dijo: “Te invito una copa. Vamos a mi
mesa”. “Lo siento -declinó ella-. No bebo con hombres casados”. “No soy casado
-respondió el tipo, suficiente-. Nada más los indejos se casan”. “Perdona -se disculpó
la chica-. Es que tienes cara de casado”… Himenia Camafría, célibe madura,
conoció en los portales de la plaza a un caballero que le pareció muy
interesante pues no llevaba anillo de matrimonio. Lo invitó a merendar en su
casa, y en los siguientes días renovó la invitación. El señor era amable y
comedido; nunca bebía más de dos de las copitas de vermú que le ofrecía su
anfitriona y parecía disfrutar las recitaciones con que ella lo obsequiaba: “El
seminarista de los ojos negros”, “Los motivos del lobo”, “Sonatina”. Bien
pronto la señorita Himenia concibió planes relativos al señor. No hallaba, sin
embargo, ocasión propicia para llevarlos a la práctica. Una tarde, por fin, se
le presentó la oportunidad. Sucedió que don Camelio -así se llamaba el caballero-
mantuvo demasiado tiempo entre los dedos el cerillo con que iba a encender su
cigarro, de modo que la llama casi le llegó a los dedos. “¡Ah! -exclamó-. ¡Por
poco me quemo!”. Ahí se acomodó la señorita Himenia. Le dijo a don Camelio:
“Más vale casarse que quemarse, amigo mío. ¿Por qué no nos casamos?”.
“Imposible -opuso el visitante-. Ha de saber usted que soy pederasta, sodomita,
sadomasoquista, exhibicionista, voyerista y travestí”. “¿Y eso qué importa?
-replicó la señorita Himenia-. Total, usted sus hobbies y yo los míos”… El
resto de mis días deberé portarme bien. Para eso tendré que hablar con la vida,
que todavía me da ocasiones de portarme mal. Lean mis cuatro lectores esta nota
aparecida ayer en un periódico de Saltillo: “Con el nombre del columnista más
leído en todo México se inauguró ayer la Escuela Primaria ‘Armando Fuentes
Aguirre, Catón’, en el tercer sector de la colonia Nueva Mirasierra. El
Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís manifestó que Saltillo y Coahuila se
sienten muy honrados al ponerle a esta escuela el nombre de un gran
coahuilense. Recordó que Catón es un comunicador visionario, escritor
talentoso, prolífico historiador, cronista de Saltillo y un maestro de enorme
compromiso por transmitir a las nuevas generaciones lo mejor de nuestra
cultura”. La escuela que se inauguró está en la parte sur más sur de mi
amadísima ciudad, en las estribaciones de Zapalinamé, la Madre Sierra cuyos
picachos escalé en mi juventud. Desde ahí se puede contemplar el anchuroso
valle de Saltillo y las montañas color azul añil que lo circundan. En la
ceremonia hablé ante un público formado exclusivamente por niños y niñas de 7 a
70 años de edad. Les relaté pasajes de mi infancia y les asesté un consejo:
lean. Le pedí a mi esposa que se pusiera en pie, para presumirla, y luego di
las gracias: al gobernador Riquelme, quien ordenó la construcción del plantel;
al alcalde saltillense y al secretario de Educación en el Estado; a los
directivos y maestros de la escuela; a las niñas y niños; a los padres y madres
de familia; a la numerosísima concurrencia, y sobre todo a la vida -a la Vida-
que se empeña en llenarme de dones, inmerecidos todos y por lo tanto más
agradecidos. Al terminar la ceremonia un grupo de hermosas y gentiles damas se
me acercó, y una de ellas me dijo: “Es usted un regalo para nosotras”.
Respondí: “Pueden desenvolverlo”… FIN.