El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Mauricio Belloc
Con el Mazo Dando Mauricio Belloc

Miénteme Pinocho, miénteme

18 mayo, 2019

Si fuera como con Pinocho que a cada mentira le crecía uno de sus apéndices, algo que nos cuelga o que está pegado al tronco, entonces el fiscal carnal de Tamaulipas, Irving Mojica Barrios, si que hace muy feliz a alguien cercano a él. Ahora dijo que Tamaulipas pasó del lugar 7 al 15, en delitos graves. De plano que este bato cree que los tamaulipecos somos unos estúpidos, unos imbéciles, unos tarados, unos retrasados, unos babosos y unas bestias (¡Caray! carnal, no nos defiendas tanto).

NI NOS MOLESTAMOS

Cuando que todos sabemos que en este convulso estado, en este estado fallido, ya los pobres lugareños no nos molestamos en denunciar, porque peligro y nos vaya como en feria. Irvingcito sabe que en Tamaulipas, por miedo precisamente a él, como el primer chota, a sus agentes y a los que oficialmente están en el bando de los malos, es que todo el pueblo practicamos el “calladito te ves más bonito”. No denunciamos. ¿Para qué? No nos vayan a poner el dedo los perjudiciales o directamente nos vayan a llevar con quien ni de broma queremos citar, mucho menos estar cerca.

EL MIENTEGI

Y para su dizque apoyo, el tipo este, cita cifras del INEGI, cuando que todos sabemos que el MIENTEGI las recoge de la propia autoridad local, O sea, es un círculo vicioso, la procuraduría dice que el crimen ha bajado, que así lo dice el instituto federal, cuando que son datos recogidos de la fiscalía estatal. ¿O sea? Nada más dorándose la píldora, pasándose la pelotita. Ya sabemos que Victoria es sinónimo de muerte, que Reynosa se quema solito. Entonces ¿por qué mentir y decir que estamos a la mitad del escalafón de las 32 entidades del país, que navegamos a media tabla? Sí de enfriamientos no hay día en que cuatro o cinco pueblos cuerudos, sino es que más, registran sus buena dosis de pasaportes al otro mundo.

ROBOS NI SE DIGA

Ni hablemos de actos de magia (donde se desparecen racimos de gente), ni tampoco de apañamientos en la vía pública. Entonces ¿en qué mundo vive Irving Mojica Barrios? Y el INEGI, otrora institución seria, decente y creíble, ¿por qué adopta la comodina y facilota postura de reportar la estadística que le pasa de la procu estatal? ¿Cómo dar credibilidad entera a los números de la chota local, si sabe que siempre se han maquillado tales cifras a conveniencia? ¿La consigna es hacerle creer al pueblo que todo está con madre? Una institución federal, no debería ser tan criminal, de anunciar nacionalmente tales cifras. Eso si es que es verdad lo que dice el fiscalín carnalín, pillín y mentirosín, no vaya siendo que falsamente le atribuya a la federación las cifras, estadísticas, porcentajes y demás mentirosotes números.

TRUENA AEROMAR

Quebró Aero Mar, línea aérea que entre otras rutas, vuela la vía Victoria-Reynosa (dos ciudades de fuego en las que ni ganas dan de aterrizar). Esta empresa de 1 mil 100 empleados, Incluye 110 pilotos y 200 sobrecargos (hoy sobre cargos, antes se les decía aeromozas, también antes estaban bien buenas, era requisito estarlo, pero ahora, con el paso del tiempo y la llegada del “open mind”, ya hay pelados y otros entes que no sabemos para qué base corren cuando batean). El caso es que Tamaulipas se queda sin un medio de transporte, sobre todo para no andar por tierra en esos álgidos caminos de Dios.

QUIERAN O NO

El reflejo de Aero Mar, una línea de carácter nacional, pero más que todo regional, muestra como anda el abarrote en el país, la economía que no se aliviana aún, pero que ojalá sí se componga. Deseamos de coraza que la línea aérea vuelva a despegar, lo mismo que sus vuelos en Tamaulipas. Porque afecta. ¿Cómo cuántos empleos costará este cierre de empresa, solo en Tamaulipas? El caso es que vamos restando, en lugar de ir sumando empleos en la entidad.

CANDILES DE LA CALLE

Ahorita estamos muy preocupados por las cubanas, las africanas, las venezolanas y las brasileras, pero ¿Y los 200 mojarrines aztecas que de El Gabacho nos retachan de harina (diario) por Nuevo Laredo, 180 más por Mataburros y 150 por la bronca Reynosa, esos no cuentan? ¿En qué viven, en qué la giran, cómo se regresarán a su tierra, retornarán al sur, o se quedarán pululando en Nuevo Laredo, de parias, nada más hambreándose, hasta que se vuelven delincuentes de a webbo?

ES SERIO EL PEDRO

¡Ojo!, que ya nadie en el pueblo reparó en ese broncón, en ese fenómeno social tan adverso, que ahí está palpitando, latente y creciente, para perjuicio de tochos morochos, porque es una situación que se vuelve adversa para todos en la ciudad, ¿A quién no le pega esa situación? Quien diga que no le hace mella, está bien equivocado, no sabe quién le está robando la batería de su coche, la tubería de su chante o quien lo está poniendo como próximo blanco de su desesperación, ante la falta de pan y de dinero para moverse y largarse del pueblo.