El Mañana

domingo, 21 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Migrantes: ¿parte del paisaje?

6 marzo, 2019

Febrero del 2019 figuró como el de mayor incidencia de encuentros de la CBP con indocumentados de los últimos 12 años, con más de 76 mil aprehensiones y “llegadas inadmisibles” a lo largo de su frontera, como lo determina la corporación.

Específicamente en la frontera de los dos Laredos, hemos observado un considerable flujo de migrantes en la temporada, muchos de los cuales quedan varados de manera indefinida en la ciudad, luego de que los trámites de asilo político hayan disminuido su fluidez, lo que conlleva a que se acumulen más y más refugiados en los albergues de la localidad.

Acto seguido, estos días pasados de fríos considerables, al menos 30 de los más de 274 migrantes tuvieron que pasar la noche en el patio de la Casa AMAR en una carpa improvisada, pues la capacidad del lugar es para 100 personas y 85 de éstas son menores de edad que obviamente tenían prioridad y otro tanto de mujeres durmieron en pasillos y como pudieron acomodarse.

La mayoría de los migrantes que se encuentran ahí son de origen africano, predominando el Congo, estos últimos están acostumbrados a un invierno en el que la temperatura más baja no sobrepasa los 22 grados centígrados, mientras que el verano no excede los 30 grados, es decir no están acostumbrados a los climas extremos de Nuevo Laredo, como el de esta semana en la que el martes la temperatura bajó a 3 grados con sensación de -1 y que pasará -según los pronósticos- hasta 31 grados para el sábado.

Nuevo Laredo es un lugar realmente extremoso, pues pocas veces tenemos un clima que podamos considerar agradable, por lo regular los inviernos son crudos, tanto como para llegar a -2 o -3 grados y con sensación aún menor, sobre todo en la periferia, mientras que en el verano puede llegar a superar los 42 grados centígrados, así de extremo; para los africanos que provienen del Congo, esto es muy drástico.

Mucho se les ha visto a los migrantes africanos en cruceros y centros comerciales de la localidad sosteniendo algún letrero de cartón solicitando ayuda, hasta ahora su forma ha sido cordial y agradecida con lo que los neolaredenses pueden y quieren ayudar, que en ocasiones suele ser generosa.

El fenómeno migratorio sigue siendo un rostro que a menudo impacta en el extranjero cuando circulan imágenes e información del tema en Nuevo Laredo, tal es el caso de The New York Times que recientemente en su portada le dio gran espacio a una imagen tomada en el Puente I de una pareja de migrantes varados en medio de cobijas en un refugio improvisado para soportar las bajas temperaturas mientras esperan les sea resuelto su estatus migratorio; para muchos neolaredenses simplemente se volvió parte del paisaje.