El Mañana

domingo, 18 de agosto de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

2 junio, 2019

Jean Cusset, ateo con excepción de la vez que escuchó a Paul Robeson cantar “Ol’ Man River”, dio un sorbo a su martini -con dos aceitunas, como siempre- y continuó:

– Los profesionales de la religión se dan a sí mismos el título de ministros del Señor. La palabra ‘ministro’ designa a aquel que representa a otro, o es enviado por él. Nadie debería incurrir en la soberbia de considerar que ostenta la representación de Dios.

– En mi opinión -siguió diciendo Jean Cusset- los verdaderos enviados de Dios son los pobres, para que remediemos su necesidad; los enfermos, para que veamos por ellos; los que están solos, para que les demos nuestra compañía; los que sufren, para que los consolemos. En ellos debemos buscar al Señor. En ellos lo encontraremos.

Así dijo Jean Cusset. Y dio el último sorbo a su martini, con dos aceitunas, como siempre.

¡Hasta mañana!…