El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

12 febrero, 2019

Me habría gustado conocer a don Miguel de Mañara.

Hay quienes dicen que en él se inspiró Tirso para escribir “El burlador de Sevilla”. Muchos opinan que está en la raíz del personaje de don Juan Tenorio.

Fue sevillano claro. Sólo en la ciudad del Guadalquivir se dan estos hombres de tronío que al final de la vida, tras de gozar la mesa, el vino y la mujer, se arrepienten de sus pecados, quizá porque ya no pueden cometer otros. Haga usted de cuenta don Guido el de Machado.

Lo que es cierto es que don Miguel de Mañara dejó todos sus bienes a una casa que se llamaría de caridad, pero que la gente dijo de Mañara, destinada a dar asilo y alimento a los pobres.

Pidió como única compensación que a su muerte se le sepultara ahí, y él mismo escribió el epitafio de su tumba: “Aquí yacen los huesos y cenizas del peor hombre que ha habido en el mundo”.

Me habría gustado conocer a don Miguel de Mañara. Supo vivir y supo morir. Raras sabidurías son las dos.

¡Hasta mañana!…