El Mañana

jueves, 21 de noviembre de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

17 septiembre, 2019

John Dee pasó la vida entre sus filosofías.

Así, entre sus filosofías se le pasó la vida.

Un día se percató de que no había vivido.

Pensó en lo mucho que perdió.

Perdió la buena mesa y el buen vino.

Perdió el disfrute cordial de los amigos.

Perdió, sobre todo, el mayor gozo y el goce mayor: la compañía de una mujer.

Y ni siquiera encontró lo que buscaba: la verdad.

Decidió por tanto ya no perder más.

Decidió hallarse.

Entonces empezó a vivir. Antes sólo había empezado a morir.

Supo apreciar y agradecer el pan y el vino.

Tuvo amigos, que son grande riqueza.

Sintió el amoroso amor de una mujer.

Cuando John Dee murió estaba vivo.

¡Hasta mañana!…