El Mañana

viernes, 22 de noviembre de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

17 octubre, 2019

Francisco Goitia pintó en su Tata Jesucristo uno
de los más patéticos retratos del dolor humano en la pintura universal.

Junto a un muerto -igual sería decir junto a la
muerte- una mujer se lleva las manos al rostro como para con ellas contener un
grito. No lo contiene: lo escuchamos como si el alarido saliese de la pintura,
de la tela.

Hace unos días vi en la primera página de los
periódicos la fotografía de una mujer de la India que lloraba la desaparición
de su hijo. La semejanza con el cuadro de Goitia era impresionante. Las dos
mujeres, la mexicana y la india, tenían el mismo rictus de dolor.

Y es que son la misma mujer, y lloran la misma
pena.

Su grito es el de todas las mujeres del mundo
que claman ante el vacío de la muerte.

No hay fronteras para el dolor humano. Está en el cuadro de un pintor de Xochimilco; está en la cámara de un fotógrafo de la India. Es la misma angustia ante la misma muerte, que a todos nos hace ser los mismos.

¡Hasta mañana!