El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

20 febrero, 2019

Este hombre viejo está recordando su peregrinación a Compostela.

Hizo el Camino de Santiago a los 20 años. Su guía fue el libro que escribió Walter Starkie, un irlandés que amó entrañablemente a España, a su gente -sobre todo a los gitanos- y a su música.

En su andar el caminante encuentra a compañeros del más diverso jaez. Saluda a uno y el hombre no le contesta. En vez de eso le muestra un papel que dice: “Camino con voto de silencio”. Otro le cuenta que va a Santiago en expiación de sus pecados. “Todos son de la carne -le dice-, por eso espero que el Apóstol intercederá por mí. Los pecados de la carne son menos pecados que los del espíritu”.

El viajero se topa con un peregrino vestido con hábito de franciscano. “Buenos días, padre”. “No soy padre”. “¿Entonces?”. “Se me acabó la ropa y no tengo para comprar otra. Por acá se usa que en los conventos los monjes den un hábito de su orden para enterrar con él a un pobre. Yo pedí uno y me lo dieron. Así voy, bien abrigado, y limosnas no me faltan”.

De todo hay en el Camino de Santiago.

De todo hay en el camino de la vida.

¡Hasta mañana!…