El Mañana de Nuevo Laredo

Armando Fuentes Aguirre

Mirador

Armando Fuentes Aguirre

23 mayo, 2020

Mirador



La mañana era de sol alegre y bueno.

Al rey Cleto eso le molestó. Iba a salir de su palacio; el sol podía enrojecerle la tez. Hizo llamar a San Virila y le ordenó:

– Obra un milagro que me libre de este sol.

El frailecito hizo un ademán y apareció una nube de tormenta. Puesta sobre Cleto, y sólo sobre él, la nube le tapó el sol, pero hizo caer sobre el monarca una continua lluvia con granizo y nieve, mientras por todas partes seguía brillando el sol alegre y bueno.

– ¿Que has hecho? -le preguntó furioso el soberano a San Virila.

– Te libré del sol -respondió el santo-. Eso es lo que querías, ¿no?

Rebufó el monarca:

– ¡Líbrame ahora de este nubarrón!

Con otro ademán lo hizo desaparecer San Virila. Entonces el sol enrojeció la tez del rey. Le dijo San Virila:

– La próxima vez ten más cuidado con el milagro que pides.

¡Hasta mañana!…

Más opiniones de
Armando Fuentes Aguirre

10 julio, 2020

Mirador

9 julio, 2020

Mirador

8 julio, 2020

Mirador

7 julio, 2020

Mirador

5 julio, 2020

Mirador

4 julio, 2020

Mirador