El Mañana de Nuevo Laredo

Armando Fuentes Aguirre

Mirador

Armando Fuentes Aguirre

28 junio, 2020

Mirador



Aquel ventrílocuo llegó a un pequeño pueblo. Entró en la cantina del lugar en compañía de un perro. Le indicó el cantinero:

– Perdone, amigo. Aquí no se puede entrar con perros.

Replicó el otro:

– Mi perro no es un perro cualquiera. Es un perro parlante, un perro que habla. A ver, Firuláis: saluda al señor y dile lo que vas a tomar.

El ventrílocuo fingió la voz del perro:

– Buenas noches. Sírvame por favor una cerveza.

El cantinero, estupefacto, atendió la orden. Enseguida le dijo al dueño del caniche:

– Véndame el perro. Le doy lo que quiera por él.

El hombre le pidió 5 mil pesos por el animalito, y el tabernero los pagó gustoso. El perro sería un gran atractivo para su clientela. Habló entonces, supuestamente, el can:

– ¡Qué ingratos son los hombres! Me venden y me compran como si fuera yo una cosa. En castigo jamás volveré a hablar.

Cuando reaccionó el cantinero el ventrílocuo ya se había marchado a toda prisa en su automóvil.

Éste es un cuento, claro. Aun así yo preferiría ser el que compró el perro, y no el que lo vendió.

¡Hasta mañana!…

Más opiniones de
Armando Fuentes Aguirre

12 agosto, 2020

Mirador

11 agosto, 2020

Mirador

9 agosto, 2020

Mirador

8 agosto, 2020

Mirador

7 agosto, 2020

Mirador

6 agosto, 2020

Mirador