El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

13 marzo, 2019

John Dee era filósofo.

Al principio se nutrió en las rígidas doctrinas del realismo aristotélico, pero luego lo sedujo el idealismo de Platón. Dijo: “Tiene más de poesía que de filosofía”.

John Dee era también alquimista. No se dedicó a buscar la piedra filosofal, capaz de convertir en oro todo lo que tocaba. Él buscó la manera de encontrar agua en los ocultos senos de la tierra. Dijo: “El agua vale mucho más que el oro”.

John Dee también era cabalista. En el infinito laberinto de la Cábala trataba de avizorar el porvenir.

Un día supo que el mundo se iba a acabar. Lo supo sin lugar a dudas por los cálculos que hizo. Dentro de 7 días -número cabalístico- la oscuridad descendería sobre la Tierra, y todos los seres y las cosas desaparecerían. A nadie comunicó lo que decían sus cálculos, pero él se preparó para la muerte.

La mañana siguiente, sin embargo, el filósofo vio a una hermosa mujer y se prendó de ella. Por primera vez conoció el amor. Y supo entonces que mientras hubiera en el mundo un solo ser que amara, el mundo no se acabaría.

¡Hasta mañana!…