El Mañana

domingo, 21 de abril de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

21 marzo, 2019

Blanca la flor de los ciruelos; color de rosa la de los durazneros… Cayó el granizo y no dejó flor en la rama.

Este año, entonces, no habrá en nuestra mesa el púrpura aromado de las ciruelas que se llaman como Santa Rosa, ni la aterciopelada piel de los duraznos evocadores de dulzuras de mujer.

De nada sirvió que ante la nube negra un inocente -un niño- hiciera la señal de la cruz con un machete, para cortar la tempestad. De nada sirvieron las rogativas a San Isidro Labrador y a Nuestra Señora de la Luz. Llegó el enemigo mortal y acabó con la promesa de los frutos.

Yo me entristezco. Seguramente se entristecerán también el colibrí y la abeja. Pero don Abundio, el sabio filósofo rural, me dice con tono admonitorio:

– Lo hace quien puede.

Sus palabras me dan la sabiduría de la resignación y me regalan también el don de la esperanza. Este año pasará -¡tantos han pasado!-, y otra vez habrá flores y frutos.

Otra vez se alegrarán la abeja y el colibrí.

La vida es el cuento de nunca acabar.

¡Hasta mañana!…