El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

Mirador

24 abril, 2019

Este amigo mío ha tenido siempre aventuras venturosas. De sus relatos saco siempre provechosas experiencias. Un día me contó:

– En una capilla de Nairobi, en África, vi un Cristo negro de pelo ensortijado. En una iglesia católica en Pekín vi un Cristo de ojos rasgados. En los Estados Unidos a Cristo se le representa rubio y de ojos azules. Sabemos, sin embargo, que todos esos Cristos son un solo Cristo, aunque lo hagamos a nuestra imagen y a nuestra semejanza.

– Lo que importa -dice mi amigo- es que en todas partes el amor de Cristo sea el mismo amor: amor benévolo y tolerante; amor que se traduce en obras buenas; amor de paz, de bien y de perdón. Sólo así Cristo será verdadero hombre. Sólo así los cristianos seremos verdaderos cristianos.

Este amigo mío ha tenido siempre aventuras venturosas.

La más venturosa de sus aventuras es su propia vida.

¡Hasta mañana!…