El Mañana de Nuevo Laredo

Luis Armando Vargas Torres

El Inquisidor

Luis Armando Vargas Torres

8 enero, 2021

Morena, un movimiento apabullante



Las fichas se han acomodado en Morena Nuevo Laredo, con una amplia participación de los militantes el proceso electoral avanza, los tiempos inexorablemente se van cumpliendo.

El día 6 de enero varios militantes se registraron para Diputados Federales en la CDMX, lo importante es que hubo amplia participación en la que existió colaboración de todos y para todos, lo destacable es que hay consenso en que el que resulte elegido será apoyado por todos sin réplicas, lo que generalmente disocia cualquier movimiento político.

Se preguntará usted ¿cuál es la diferencia de Morena con otros partidos políticos? Algo simple para cualquier militante, todos tienen derecho a votar y ser votados conforme lo establece el Artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y el Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El partido no está secuestrado por una camarilla, hay derecho a disentir sin censura, hay sentido común, nadie está obligado a apoyar a los que tradicionalmente van en punta por el hecho de ser diputado federal, local, senador, presidente municipal o regidor, lo que sucede en otros partidos, por una falsa disciplina.

Hay un proceso de evaluación del desempeño de sus miembros como servidores públicos o cargos de representación popular. Los partidos contrarios para tener derecho a registrarse deben primero recibir la bendición del dirigente partidista o jefe político de la plaza.

Recuerdo al buen amigo Pipo Peña, como miembro del PRI se le ocurrió asistir a Ciudad Victoria a registrarse como candidato a Presidente Municipal y fue rechazado su registro por una serie de trabas burocráticas del partido, tales como no presentar el documento que lo acreditaba por haber tomado un curso, el elegido tampoco lo había tomado, pero sacó el papelito por arte de magia.

El PAN tiene sus trabas burocráticas, hay discriminación para su ingreso como militante, primero te llaman adherente mínimo dos años, pero si eres empresario, agente aduanal, transportista, pasas por encima de todos y sin ser miembro te hacen candidato ipso facto, no cumplen con los que les apoyan para acceder a un cargo público. ¿Les suena Yahleel Abdalá, que brincó del PRI al PAN sin el requisito de adherente, con la promesa de una candidatura?

Recuerdo cuando el gobernador Francisco García accedió al poder, se engañó a miles de ingenuos ciudadanos, en su etapa de gobierno de transición se les convocó a los militantes del partido y simpatizantes que anduvieron en campaña, diciéndoles que tenían derecho a ingresar a trabajar al gobierno ellos y recomendar a dos fuesen parientes o amistades, las colas para llevar currículo eran inmensas, ¡para nada!, ingresaron gentes venidas de Texas, Puebla y de muchas ciudades del país y sus creyentes se quedaron chiflando en la loma.

En Morena se dio el ingreso a cuadros útiles venidos de otros partidos o corrientes de pensamiento, con la condición de abrazar los principios de la 4T: no mentir, no robar y no engañar, aceptaron, la mayoría accedió a cargos de representación popular y otros encontraron acomodo dentro del gobierno, la mayoría cumplió.
En días pasados se celebró una reunión entre los aspirantes a algún cargo de representación popular y se firmó un pacto de colaboración, no agresión y de aceptar la voluntad popular apoyando a los elegidos, fuese quien fuese.

Para desencanto de la coalición PRIANRD ya se dieron cuenta que Morena regresa por sus fueros, una camada de líderes que aún no detectan avasallará, el pacto de colaboración entre su membrecía así lo indica, el trabajo comunitario en las bases seccionales va viento en popa, la ciudadanía ya exige un cambio en Tamaulipas.

Están aterrorizados, si no cómo entender que no le tienen confianza a sus liderazgos que no pudieron prender en la ciudadanía, disponiendo de todos los apoyos gubernamentales, cargos de representación popular y dinero a raudales, endeudaron el Estado, desmantelaron el gobierno lesionando los derechos de los trabajadores y operativos que sacaban el trabajo por contar con años de experiencia, introduciendo sus recomendados fifís.

Por ello en Nuevo Laredo contrataron los servicios de una aprendiz de política, experta en oratoria que creció al amparo de los métodos arcaicos de la recomendación y el compadrazgo priista, con cargos de diputada federal, local, presidenta de partido, pero inoperante, sin resultados visibles.

A leguas se ve que los operadores panistas no le saben a la política, siguen empeñados con sus métodos de componendas al estilo neoliberal, con esa adquisición lesionaron a su militancia, a sus líderes pueblerinos que fueron ninguneados y jamás recibirá el apoyo de sus excorreligionarios porque no hay proyecto político, se trata de buscar el poder para joder.

Recuerdo cuando saqué un artículo que decía “El PRI se vuelve a equivocar”, al nombrar a un exlíder retirado como presidente de partido, Lucino Cervantes, fui censurado por un operador del entonces gobernador Egidio Torre Cantú que su nombre no vale la pena mencionar y me dijo, palabras más palabras menos “el jefe no se equivoca, sabe perfectamente lo que hace”; y así fue, entregó que Tamaulipas. ¿Será este el caso?, el tiempo lo dirá. Según parece Tamaulipas será feudo, Morena es lo que se avecina, las encuestas lo marcan, veremos y diremos.

Más opiniones de
Luis Armando Vargas Torres

2 febrero, 2021

¿Préstamo feliz?

28 enero, 2021

Reglas divinas

3 enero, 2021

Año nuevo, vida nueva

1 enero, 2021

Pandemia espiritual

27 diciembre, 2020

El PRIANRD alianza perversa

22 diciembre, 2020

Ley de Seguridad y Ley Banxico

11 diciembre, 2020

Política y pasión