El Mañana de Nuevo Laredo

Ana Cristina Martínez

Pasos de éxito

Ana Cristina Martínez

30 diciembre, 2019

Muchas manos amigas



¿Cuál será la mayor satisfacción del ser humano? Servir
al prójimo, extender la mano al más necesitado y ayudar. Me encanta ver en las
redes sociales como personas se unen para servir y más me gusta ver el
resultado positivo de todos los esfuerzos.

Pasos de Éxito promueve entre los jóvenes crear un
proyecto de servicio que transforme su vida y la vida de otros a los cuales
ayudaron. He visto muchos apoyar causas como servir a jóvenes con autismo o
síndrome de Down a integrarse y ser parte de un movimiento de inclusión que
poco a poco va dando frutos.

Antes no sabíamos nada sobre cómo integrar a personas con
capacidades diferentes a nuestra vida cotidiana, en la escuela, en los
deportes, en las artes, pero hoy esto esta cambiando. Ahora, hay información,
la cual enriquece nuestro entorno con la inclusión. Los pasos en esta avenida
son firmes, son asertivos y en la dirección correcta.

Por otra parte, también veo la participación activa de
personas que se preocupan por ayudar a niños o jóvenes de escasos recursos. Un
frente común que se organiza para darles de comer a niños antes de irse a la
escuela, adultos mayores que no cuentan con la fuerza o con el dinero para
alimentarse; todos ayudando para que nuestra comunidad tenga la panza llena y
el corazón contento.

Las causas son diversas en los dos Laredos pero el
objetivo es el mismo, ayudar a combatir el hambre, luchar por acabar con la
apatía y brindar una esperanza. El 2019 vio la ola más grande de migrantes que
llegaron a nuestra comunidad con muchas carencias. Los días pasaban y los
albergues de nuestras ciudades sobrepasaban el límite, pero eso no detuvo las
manos amigas que se unieron para apoyar la causa. Diferentes organizaciones e
instituciones extendieron sus manos para sacar adelante con comida, ropa,
techo, a cientos de hombres, mujeres y niños que estaban viviendo en nuestra
comunidad.

El paso de cada día fue el marco del ingreso de muchos
migrantes a los Estados Unidos donde los esperaban en otros albergues para
apoyarlos a continuar su viaje hasta su destino final. Los que vamos de aquí
para allá y de allá para acá fuimos testigos de como se fue vaciando el puente
de personas que dormían allí, para darles refugio en un nuevo país.

La carga emocional de este tema se acentuó con la visita
de un hombre que con su música vino a los dos Laredos a darnos un ejemplo de
servicio al mundo. Servir y unir por medio de la música, Yo Yo Ma extendió sus
manos a nuestra comunidad donde fuimos centro de atención a nivel mundial con
su visita. Nuestra hermosa frontera apoya a los migrantes que llegan con un
sueño y entre todos empujamos para que nadie se quede atrás. El esfuerzo
colectivo es una realidad, todos buscamos esa oportunidad de poder servir en la
manera de nuestras posibilidades.

Muchas manos amigas también consideran valioso el apoyo a
los animalitos. El maltrato animal es una triste realidad y existe la crueldad
hacia miles de peluditos que viven en la calle en condiciones precarias. Las
mascotas y gente compartimos las calles, los espacios verdes, las áreas
urbanas, al igual que conurbanas. Existen grupos en las redes sociales que
rescatan, operan, alimentan a cientos de animales abandonados y maltratados. En
nuestra comunidad todavía nos falta mucho por hacer en este rubro, no a la
eutanasia y si a la vida digna de los animales.

Mis respetos y admiración para estas personas que luchan
todos los días por alimentar a cientos de perritos, darles asistencia médica
y  encontrarles un hogar digno donde sean
amados. Muchas manos amigas y corazones misericordiosos que se unen a esta
hermosa causa, son los guerreros que luchan en las redes sociales diariamente
apoyando los derechos de miles de animalitos. La voz de los fuertes es la
espada protectora de los vulnerables, el servicio es el escudo y el amor la
bandera.

La satisfacción más grande que podemos sentir es haber
luchado por algo o por alguien desde nuestra trinchera. Los esfuerzos que se
hacen no son en vano, ya que un día verán su fruto, en ese momento queda esa
calma de haber brindado una mano amiga al que lo necesitaba. Me inspiro todos
los días en las personas que desinteresadamente se levantan temprano a dar de
comer, atender a un enfermo, ver por alguien más, brindar una sonrisa al que se
encuentra postrado, un techo al que no tiene, un abrigo al que tiene frio.

Seamos parte de las manos amigas que siguen extendiendo
sus brazos para servir a todos aquellos que lo necesite. Gracias por seguirnos
en las redes sociales Pasos de Éxito, por escuchar nuestro programa de radio
por XHGTS 107.3fm todos los sábados a las 10:00 de la mañana; dedico este
articulo a todos los guerreros que existen en nuestra comunidad. Feliz año
nuevo 2020 y adiós al 2019 que nos trajo muchas enseñanzas que enriquecieron
nuestras vidas.

Más opiniones de
Ana Cristina Martínez

15 junio, 2020

Cuatro opciones

8 junio, 2020

Una triste realidad

18 mayo, 2020

Seguimos caminando

11 mayo, 2020

En diez años más