El Mañana

martes, 18 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Muy bonito y todo, pero…

8 abril, 2019

*Dicen* que si los caprichos o malas decisiones del gobierno le costaran a los funcionarios y no al pueblo, este sería un lugar mejor para vivir pues constantemente vemos como se toma tan a la ligera la iniciativa de gastar millones de pesos en obras que no traen beneficios.
Un claro ejemplo de esto es el estadio de beisbol que está en la Nueva Ciudad Deportiva al extremo poniente de la ciudad, que a decir verdad está muy bonito y todo, pero muy mal ubicado; no estamos hablando de que no se ubiquen complejos deportivos en aquel sector, sino que se colocó en un punto de difícil acceso, pues en ese anillo periférico el automovilista debe “rifársela” al paso de traileres que van muy rápido, además de que los retornos son peligrosos y carentes de iluminación.
En este contexto hay que tomar en cuenta que un partido de béisbol que regularmente empieza como a las 7:00 de la tarde, puede durar cinco horas o más, es decir, que los asistentes saldrían a la medianoche en esas adversas condiciones.
Se le ha intentado dar utilidad en varias ocasiones, pues la verdad es que las instalaciones son bonitas y muy cómodas, incluso tienen amplio estacionamiento, que es precisamente lo que carece el parque La Junta.
El viernes se comprobó que no es que los ciudadanos de ambos Laredos no les guste el béisbol o que no apoyen a los Tecolotes, sino que acudir hasta la Nueva Ciudad Deportiva con los inconvenientes que representa, no fue atractivo en otras temporadas pues muchos lo consideran muy peligroso por lo que mencionábamos de iluminación, accesos, etc
La asistencia a los primeros dos juegos de los Tecos fue la prueba de que la gente estaba esperando este tipo de entretenimiento, más aún cuando se trata de una marca de mucho arraigo e historia en la ciudad, pues aunque el estacionamiento es un dolor de cabeza, la céntrica ubicación y lo icónico del parque La Junta fue suficiente para atraer a los seguidores en ambos Laredos de su equipo por excelencia.
Y es que cuando se trata de futbol soccer los neolaredenses se dividen entre americanistas, chivas, incluso tigres y rayados por su cercanía, entre otros equipos, pero en lo referente al beisbol mexicano, todos somos Tecolotes.
Al final nos queda el gasto innecesario en un bonito estadio de beisbol que no será usado, pues ya se intentó en varias ocasiones y no funcionó, ¿fue capricho de la administración de aquel entonces?, pues más que los neolaredenses, los beneficiados fueron quienes construyeron, a quien se compró el terreno y algunos terceros que estuvieron involucrados en el negocio.