El Mañana

domingo, 25 de agosto de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

NLD en turismo, economía y empleo un cero

5 julio, 2019

Claramente se puede apreciar que Nuevo Laredo está pasando por un estado como de “hibernación”, esto probablemente a que tanto en la pasada administración municipal como en la actual, y al ser prácticamente integrada por los mismos elementos, su trabajo ha sido más que similar, escasos de esa capacidad y ganas por lograr grandes proyectos; quizás por eso sea que hoy esté reflejando NLD en turismo, economía y empleo un cero.

Sobre esa escasa o nula actuación, la pregunta sería directa, es el alcalde la figura totalitaria que no deja se ejecuten obras, proyectos o desarrollos si no llevan insertado su nombre o imagen, es acaso culpa de esos elementos que conforman ese cabildo, o de esos directores, jefes de departamento que de ninguna forma demuestran iniciativas, emprenden plan de trabajo alguno.

Lo cierto es que un fenómeno curioso sí que se ha estado manifestado al menos en esta actual administración municipal, como es el dispensar, soportar y tolerar errores y deficiencias de una gran cantidad de funcionarios sobre todo de primer nivel que el propio cabildo, la autoridad máxima como es el alcalde han pasado por alto.

Provocando, que ese departamento, dirección o trabajo encomendado, todo a favor de la ciudadanía, demerite en sus resultados, en sus acciones, pasando a empañar no tan sólo su prestigio o persona, sino la labor de toda la administración municipal.

Y al ser el propio ciudadano ese receptor de lo que se hizo, dejó de hacer o cómo se realizó, por supuesto que fortalece esa nulidad en cuestión de efectividad, en consecuencia, se convierte en ese juzgador directo al no percibir beneficio o acción favorable alguna sobre sus necesidades más apremiantes.

Pues de contarse con una administración municipal eficiente, con un alcalde enérgico que como consecuencia no tolere errores, ni mucho menos fallas por no realizar responsablemente su encomienda, cierto es que el cambio de funcionarios sería ese común denominador como administradores de este municipio.

Otro aspecto que está más que remarcado en la presente administración municipal, es el de continuar eternizando a jefes en los distintos departamentos o secretarías, no permitiendo esa alternancia, esa rotación de personal que permita refrescar esos espacios, cambiar actitudes que por igual genere nuevas ideas de atención, de administración.

Provocando esto, se propicie el tan sólo copiar el plan de trabajo de las otras administraciones pasadas, olvidando que la ciudadanía da cuenta y fe de eso, en consecuencia, confirmar esa existente pereza al no observar ni ver nada novedoso, actualizado en ningún rubro.

El hecho de que el actual alcalde venga de una reelección en el mismo cargo, en verdad que pesa tanto en su propia investidura, como en su propio equipo que lo rodea, más si los resultados de ambas administraciones municipales han estado escasos de ese brillo, faltos de ese impulso que le dé ese plus a su trabajo.

Al entender que en los años de ambas administraciones municipales que han corrido, en cuestión de turismo no se ha visto nada nuevo, absolutamente nada que venga a cambiar el panorama; los visitantes, la ciudadanía y sus residentes ya están más que fastidiados, decepcionados con lo que se tiene en cuestión de entretenimiento y diversión familiar localmente.

Por igual dar cuenta de que en Nuevo Laredo, las fuentes de empleo no son tan atractivas, al estarse generando tan sólo sitios en donde los salarios son bajos, acordes a la actividad que se realiza como el del obrero, la elaboración de comida rápida, los grandes supermercados entre otros; ausentándose los grandes corporativos, marcas y firmas importantes, desarrolladores empresariales que vengan a darle esa gran economía, calidad laboral a esta frontera.

Entonces bueno sería cuestionarle al alcalde, qué le falta para poner a trabajar a su equipo y enviarlos a recorrer “el mundo comercial” en busca de esa necesaria economía, instalar una oficina de representación en San Antonio, Texas, así atraer esas empresas de renombre internacional y ofrecerles a esos prospectos desarrollen en los parques industriales de esta primerísima frontera aduanera, de intercambio comercial.

Entonces bueno sería cuestionarle al alcalde, qué le falta para poner a trabajar a su equipo y enviarlos al interior de la república y “replicar” de esos sitios turísticos como Guadalajara, Monterrey, Guanajuato, Zacatecas y hacer algo parecido para acarrearse esas ideas, de ese modo acrecentar el turismo sobre todo del cercano y vecino país norteamericano en esta frontera.

Entonces bueno sería cuestionarle al alcalde, qué le falta para poner a trabajar a su equipo y enviarlos investidos de esas cartas municipales, representando a este bendecido municipio, así atraer grandes consorcios comerciales nacionales que generen ese empleo mejor remunerado, más atractivo, mejor cotizado.

Debe quedar claro que hoy en esta época moderna, un alcalde debe ser tan sólo esa figura que administra, que supervisa la logística de lo que se propone, ver a través de indicadores, de estadísticas quién como funcionario, o qué departamento no está cumpliendo con lo planeado, así generar cambios inmediatos, buscar nuevas estrategias para lograr los objetivos deseados.

Si el actual alcalde demuestra que sí está trabajando, entonces debe ser preocupante para él que el pueblo le esté indicando, que de las instrucciones dadas no generaron nada de eso, al obtener un claro cero tan sólo en desarrollo y progreso.

Si el actual alcalde demuestra que sí esta trabajando, entonces debe ser gratificante para él que el pueblo le esté indicando, que de las instrucciones dadas sí que generaron charangas, al obtener un claro diez tan sólo en diversión y pachangas.