El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Nueva fecha; misma hora, mismo canal

3 agosto, 2019

Habían agendado la segunda sesión del juicio Domínguez para finales de septiembre, pero la distancia de la fecha representaba muchos inconvenientes para los señalados, por lo que se reprogramó para este 15 de agosto a la misma hora en el mismo canal.

Es más cercano, sólo esperemos que no vuelva a surgir una excusa tipo “mi perro se comió la tarea”, como la que se inventaron con eso de que el internet no funcionaba.

Una niña fue “rescatada” por Protección Civil luego de que metió su dedo a una chapa y se le atoró; puede resultar para algunos como algo un tanto gracioso; sin embargo, para la ella fueron momentos angustiantes.

Esto es parte del espectro de accidentes en casa que ocurren durante las vacaciones, ese momento en que los niños se muestran más inquietos y ocurre una gran cantidad de percances.

Antes de este incidente, una niña de 3 años le había dado un trago al ácido o “líquido rosa” para limpiar aires acondicionados y una bebita se vació café caliente en su pecho al manotear mientras le cambiaban el pañal.

Usualmente en estos casos muchos cuestionan: ¿Dónde estaban los padres? Y la verdad es que en la mayoría de los percances, estaban ahí mismo, pero aunque se estuvieran vigilando en todo momento a los niños, en un parpadeo se pueden lastimar solos.

Aquí lo importante es cuidar principalmente las áreas más peligrosas de la casa, entre la que se encuentra la cocina, pues los percances más graves ocurren ahí.

La desaparición del neolaredense Francisco Mireles Zamarrón, un estudiante de la UT que se encontraba de intercambio en Francia ha puesto en alerta a las embajadas y preocupados a sus familiares y amigos.

Francisco debía abordar el avión de regreso a México el 26 de agosto, pero no lo hizo; la incertidumbre inclina a sus seres queridos a echar a volar la imaginación y no siempre es bueno.

Mientras que algunos creen que simplemente podría tener algún romance que lo hubiera motivado a posponer su regreso, otros consideran que pudo haber sido simplemente un descuido y que por su condición de extranjero le haya sido difícil reestablecer comunicaciones; aunque en estos tiempos el acceso a internet está en todos lados y perderse es más difícil.

Es esta última parte la que resulta un poco más desalentadora; sin embargo, la esperanza muere al último y sólo podemos esperar que esta sea una de esas historias con un final feliz.