El Mañana

jueves, 05 de diciembre de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

Olvidar, no está en el pensamiento

14 agosto, 2019

El querer y por un momento dejar de pensar en eso, probablemente no sea una opción en muchas personas, más si ese momento causó un gran dolor, sufrimiento, por lo mismo es casi imposible el separarlo del diario recorrido de la vida misma; quizás sea por eso, que para algunas personas el olvidar, no está en el pensamiento.

Ese bendito suceso no se hace presente, realidad, hasta que con las manos se sostiene a ese nuevo ser, por lo mismo el sentimiento crece, se agiganta, la alegría es inmensa e inenarrable, se siente como parte de la vida, como en el volver a nacer, justo comparado con esa bonita canción de Roberto Carlos:

“Tú viniste sonriendo, no sé bien de dónde con aire tan puro de quien del futuro y espera la sonrisa encontrar, tu vestido sin curvas, tus sueños guardando yo quedo pensando que el día que él llegue será sólo felicidad”.

Pero desde aquel momento en que el teléfono insistentemente sonó, se podría jurar que se odia, se aborrece ese sonido, pues ese accidentado día que marcó de ese ser esa partida, en verdad que el corazón de llorar no ha contenido, por lo mismo se lamenta, se sufre, se extraña; ese sentimiento Rocío Durcal sí que bien lo externa:

“No puedo ser fuerte no puedo hoy que tú no estás aquí, mendigo sonrisas, me duele hasta el aire que choca en mí, conmigo no suenan los chistes que algún día contigo aprendí, me muerde este frío, las horas me matan, me matan, parece que tú te llevaste conmigo mi mundo también”.

Confesar, que ese sitio escogido por ti aún aguarda, tu foto es testigo, tus cosas hacen sentir en verdad tu presencia, aquí se trabaja en silencio, se llora en recuerdos, pues ya no regresaste; cierto es que aprendiste de todos a sonreír, jugar, de esta vida misma luchar, pero no a soportar ambos esta marcada eternidad, la canción de Albano y Romina Power lo complementa de esta manera:

“Sharazan, Sharazan, cabalgando hacia el sol, se quedó la noche atrás, y tras de mí, mi soledad, ¿padre mío dónde estás?, ¿madre mía a dónde vas?, ¿y qué es la eternidad? La encontraré en Sharazan”.

Esta última parte de esa gran canción interpretada por Los Ángeles Negros, sí que reafirma ese gran sentimiento que se guarda y muy adentro.

“Tu recuerdo hoy, ha venido a mí, una gran emoción sentí, si todo pasó, desde el día aquel, nunca más volvió, tú quizás no te acuerdes de mí, pero hoy en mi mente estás, no te olvidaré y te llevaré aquí en un rinconcito de mi corazón, en mi vida siempre habrá, un minuto para ti, no te olvidaré porque tú mi gran recuerdo serás”.

Es necesario que la juventud asimile, les quede claro y entiendan el gran daño que sufren sus familiares ante una mala decisión, por lo mismo el tomar la vida con mucha más calma, moderación y responsabilidad será lo correcto.