El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

30 junio, 2020

¿Otra vez NLD sin cerveza?



Con este gobierno estatal -y el municipal también- parece que no piensan las medidas antes de implementarlas, se dictan sin estudio de impacto, ahora con estas disposiciones de limitar el transporte público los daños han sido mayúsculos a un segmento que no cuenta con auto propio.

Peor aún, eso de cerrar las centrales de autobuses urbanos para evitar aglomeraciones, irónicamente sólo generó aglomeraciones al exterior de estos lugares, con las mismas personas que esperaban su ruta.

Ayer comenzó a circular con fuerza el rumor de que se suspendería en Tamaulipas la distribución de cerveza hasta a mediados de julio, algo que de ser cierto, no queda claro de qué manera contribuiría a disminuir la dispersión del coronavirus de forma contundente, por el contrario podría favorecer a la clandestinidad en muchas formas.

Cada vez que pretende el Estado adoptar medidas, parece que no contemplan la dinámica de las fronteras, pues aunque algunas de sus determinaciones pudieran estar dentro de una pauta válida para las ciudades del interior, no aplican para nosotros.

En el caso de la cerveza, la cercanía con Estados Unidos en la que aunque el mexicano con visa no la puede visitar, el ciudadano promedio cuenta con algún familiar o contacto que le consiga algo de cerveza, además de que muchos otros estarán dispuestos a comprar este producto a sobreprecio.

Ya veremos si este rumor se convierte en un nuevo lineamiento -para seguir bajando la popularidad del gobierno del Estado y de Cabeza de Vaca- o si se quedan las cosas como están.

Incluso si no cambia nada, actualmente las tiendas de conveniencia, supermercados y depósitos no han normalizado su abastecimiento de cerveza, pues la mayoría tiene cantidades y marcas muy limitadas.

No había pasado ni media hora de que los trabajadores de la Secretaría de Salud se plantaron y tomaron las oficinas del Jefe de la Jurisdicción Sanitaria No. 5, cuando su líder sindical estatal Adolfo Sierra Medina, vía telefónica les ordenó quitar las mantas y les prohibió continuar con la protesta.

Lo anterior, luego de semanas de planear esta manifestación ante los presuntos actos de prepotencia y abuso de poder del jefe jurisdiccional Óscar González Arrambide, el epidemiólogo Julio Morales, el administrador Jorge Amorós y Gabriela Cortés, además de la falta insumos y equipo para manejar y enfrentar al coronavirus, en donde más de 70 médicos y enfermeras están contagiados por esta causa.

Luego de que le explicara que debió ponerse en contacto con su representante directo en la ciudad el doctor Gabriel Mejía, Sierra Medina por vía telefónica evidenció la división y falta de comunicación en el sindicato, ya que no debió hacerse el paro mucho menos tomarse las instalaciones, pues no había cómo cubrir a esos trabajadores, y la Secretaría de Salud se agarrara de esta situación para afectarlos, cuando el sábado él mismo lo autorizó.

Más opiniones de
Los Redactores