El Mañana

jueves, 27 de febrero de 2020

Pedro Chapa Salinas
En voz alta Pedro Chapa Salinas

Outsourcing ilegal = delincuencia organizada

19 enero, 2020

Recientemente se ha desatado una polémica relacionada con la
implementación de la reforma laboral impulsada por la 4T, misma que busca,
entre otras cosas, rescatar el poder adquisitivo de la clase trabajadora
mediante mecanismos que permitan un cambio de fondo de la cultura del trabajo.

Para esto se han dado pasos contundentes, como por ejemplo
el incremento histórico en el salario mínimo y la democratización sindical. Sin
embargo, para que esto sea posible, es indispensable combatir la
subcontratación ilegal, mecanismo que se ha convertido en un abuso, no sólo en contra de los
trabajadores sino también para los servicios de seguridad social, y la
defraudación fiscal.

Este esquema de triangulación que más de 6 mil empresas
utilizan en nuestro país, fue impulsado por los gobiernos conservadores
haciéndose de la vista gorda,
afectando los derechos de los trabajadores, pero además permitiendo un daño al
erario por más de 21 mil millones
de pesos anuales por concepto de evasión de impuestos.

Actualmente se estima que alrededor de 5 millones de
trabajadores se encuentran contratados bajo este mecanismo denominado
“ousourcing”, cuya ilegalidad radica en un esquema que traslada la plantilla
laboral a empresas intermediarias (fachada) con el  objetivo de incumplir obligaciones y
prestaciones,
utilizando facturas falsas para respaldar operaciones simuladas.

La entrada en vigor de la Reforma Fiscal permitirá perseguir
este delito como “crimen organizado” cuya pena podría llegar hasta 20 años de
prisión sin derecho a fianza. En tanto los prestadores de estos servicios
pueden enfrentarse a la prisión preventiva oficiosa, así como también a quienes
adquieren estos servicios serán de igual manera responsables.

Los dientes que la reforma provee a la procuraduría fiscal
para aplicar la nueva
Ley han sido ampliamente criticados por los distintos ámbitos del sector
empresarial, al
considerar estas acciones como terrorismo fiscal, ya que las querellas que se
presenten alegando delincuencia organizada permitirán tener escuchas, cateos e
infiltrados para combatir este delito de alto impacto.

Sin embargo, el titular de la procuraduría fiscal de la
Secretaría de Hacienda,
Carlos Romero Aranda, argumentó
que si existe la voluntad de los involucrados en estos ilícitos de colaborar
con la justicia, se podrá eximir de presentar querella o más bien se abstendrán
de ejercer la acción legal contra estos pseudo-empresarios accediendo los
“criterios de oportunidad” que la Ley prevé.

Es importante señalar que ya se han tratado múltiples
acciones por parte del gobierno para desincentivar estas actividades ilegales
que proliferaron en los gobiernos corruptos que las permitieron, pero tras la
nula reacción de los malos empresarios fue necesario tomar este tipo de medidas
que permitirán poner orden en un tema de tal envergadura.

Esto debe ser, no sólo apoyado sino aplaudido por el sector empresarial responsable,
ya que permite eliminar la competencia desleal así como empareja el piso
imponiendo las condiciones legales que permiten, además de cumplir con las
obligaciones fiscales debidas, brindar justicia laboral para los trabajadores. Algo
que tenemos todos que defender.

ADENDUM

Otro tema que presentó un debate interesantísimo fue el foro en donde se ventiló la
iniciativa de reforma para la justicia. Las críticas provenientes de las
distintas organizaciones de los derechos humanos no se dejaron esperar, y por
su lado los argumentos en defensa fueron planteados por la Fiscalía General de
la  Nación.

Algo bueno de todo esto tendrá que resultar, ya que es
imposible seguir con este grado de impunidad que se ha alcanzado en los últimos
30 años, gracias a un sistema inoperante que ya probó su fracaso y que nos
tiene en esta crisis de inseguridad.

Aspiremos a mejorar la procuración e impartición de
justicia, si no, entraremos a un callejón sin salida que propiciara una crisis,
aun mayor, de ingobernabilidad.