El Mañana de Nuevo Laredo

Mauricio Belloc

Selva urbana

Mauricio Belloc

18 octubre, 2020

Pa’ chapolearle la cabeza



Viejo payaso, lleva cuatro años descansando en Ciudad Victoria, sin hacerle ni un cariñito a La capital, como tampoco al resto del Estado, el territorio cuerudo luce como una de las 32 entidades más afeadas por el desdén de sus gobernantes, pero ahora resulta, que le dieron ganas de tomarse fotos paleando cemento.

Y el señor de Reynosa avecindado en Victoria, también se grabó, chapoleando la maleza a machete pelón en la colonia Lomas de Santander.

Lo más de entender sobre este semoviente con cuernos, es que todo es pura pose, nada es cierto.

Estuvo en una o dos de las colonias olvidadas de la capital del Estado, se dignó a hacer presencia para tomarse la foto en faenas de limpieza, para luego publicarla en todos los sitios de prensa del Estado.

Todos sabemos que desde hace 48 meses y 18 días que vive en la cabecera de la entidad, este tipo de marras no ha hecho ni progenitora por ella, sin embargo, de repente le dieron ganas de hacer talacha.

Usted no nos dejará mentir estimado lector, por cuanto hace a nuestro municipio, ni un cariñito le ha dado este cabezón, mismo que juró que haría todo por Tamaulipas.

Sólo que nada de ayuda económica estatal, nada se ha aterrizado aquí.

Los victorenses menos nos dejarán exagerar, ese pueblo sí que sufre y padece de mucho, no ve la suya esa gente del centro de Tamaulipas, lugar donde descansan los poderes del Estado.

Cualquiera diría que es una comunidad que tiene el privilegio de contar con dos gobiernos, el municipal y el estatal, para que le arrimen todo lo que haga falta y tenerla de primerísimo lugar en todo.

La verdad es que de los dos, no se hace ni la cuarta parte de uno.

Los invitamos a que conozcan Ciudad Victoria, pero vayan preparados mental y visualmente para presenciar un ejemplo de abandono y de importamadrismo de sus gobernantes.

Nada que ver con Puebla, Aguascalientes, San Luis Potosí, Querétaro o Zacatecas, Zacatecas, ni como Mérida, Ciudad del Carmen, Guanajuato, Saltillo, Monterrey, Toluca o Cuernavaca.

A Ciudad Victoria, Cabeza y el chango que palomeó, la tienen como una cucaracha patas para arriba, fea como ella sola y no estamos hablando de sus montañas y los paisajes de sus sitios naturales, sino que nos referimos a lo que hace el hombre, la ayuda que el dinero de todo un pueblo le puede dar a una ciudad.

Pero por arte de magia y después de correr al alcalde -un bueno para nada tal y como él- al que no descansó hasta echarlo, para así imponer a la prima de su esposa, ahora este hombre de la frontera jura que va a dejar a la capital, muy bella.

Este semoviente, tiene sólo un año para allanarle el camino a su pariente política, para que la dama se reelija.

Una mujer que no tiene ni dos años de haber conocido Ciudad Victoria, ahora que la hizo diputada local, la fémina nació en McAllen, Texas.

“El Chómpiras” ya anunció que le inyectará 350 millones de pesos sólo para la Comapa de Ciudad Victoria.

Envidia de la buena tenemos en los restantes 42 municipios de Tamaulipas.

También ya adelantó que el Estado aportará un monto económico aún no precisado, pero sí muy considerable, para cambiarle totalmente el rostro a Ciudad Victoria.

Pongámosle otros 500 millones, los que usted diga estimado lector ¿no le da envidia?, máxime que Nuevo Laredo de parte del gobierno estatal sólo ha tenido el escamoteo de su erario y de su tesoro.

Hablando de Comapa, el presupuesto de la nuestra es de este hombre que despacha en Victoria.

Dicho por los propios alcaldes anteriores, todo gobernador cuerudo, le pega un ¡ráscale! bruto a nuestra planta de agua, por eso se ha caído tanto con el paso del tiempo, en este sexenio.

Su capital es dinero personal y privado para la Cabeza del sexenio en turno, así que no vemos porqué en este gobierno estatal, las cosas serían diferentes.

Y ni se diga otros dineros de la ciudad, como participaciones federales y sin faltar el hurto por completo ¡al 100 por ciento!, de los peajes en el Puente del Comercio Mundial, un cruce binacional que es de Nuevo Laredo, pero sólo de dientes para afuera.

Así que ahora le dieron ganas de “chapolear” (cortar la maleza a machete pelón), pues a nosotros los tamaulipecos también se nos puede antojar, el chapolear ¡pero a este bato! y no su maleza, sino su cabeza.

Feliz domingo racita y por favor, ya exíjanle algo a su goberladrón.

Más opiniones de
Mauricio Belloc

26 octubre, 2020

Gracias Presidente

25 octubre, 2020

Apúrele a Gertz Manero

24 octubre, 2020

El pejemensaje

23 octubre, 2020

Con estos oclayos

22 octubre, 2020

Ahora que venga AMLO

21 octubre, 2020

¿Habrá Pedro en el ejido?

20 octubre, 2020

Azules sienten pasos