El Mañana

martes, 26 de marzo de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Padre e hijo a la peluquería

19 marzo, 2019

“Lo único que haces es verme las bubis”, le reclamó la muchacha a su galán. “No es cierto”, protestó él. “Claro que es cierto”, reafirmó la chica. “A ver: ¿de qué color tengo los ojos?”. Arriesgó el muchacho: “¿36 b?”… Un señor muy correcto, muy bien vestido, llegó a una peluquería llevando de la mano a un niño. Le pidió al peluquero que lo afeitara y le cortara el cabello. Cuando el fígaro terminó su trabajo el señor le pidió que también le cortara el cabello al niño. Le dijo al pequeño: “No tardo, hijito. Voy a la tienda de la esquina a comprar la barra de pan que me encargó tu madre”. Terminó el peluquero de cortarle el pelo al niño, y éste se sentó a leer una revista de monitos. Después de media hora el rapador le dijo a la criatura: “Parece que tu papá se está tardando”. “No es mi papá”, respondió el crío. “Me tomó de la mano y me dijo: ‘Ven, vamos a que nos corten el pelo gratis a los dos’”… Don Geroncito le dijo con lamentoso acento a su esposa doña Pasita: “¿Recuerdas, viejita, que cuando nos casamos me dijiste que me ibas a cambiar? Pues bien: creo que ha llegado el momento de que lo hagas”. Y compungido le mostró el pantalón todo mojado… Un automovilista atropelló a Babalucas. El agente de tránsito le preguntó al caído: “¿Le viste la placa?”. “No”, contestó el badulaque. “El desgraciado no se rió”… Hamponito, el hijo del narco de la esquina, le informó a su papá: “Saqué 8 en el examen”. “Te felicito”, le dijo don Hamponio. “Es una buena calificación”. Aclaró el muchacho: “En el examen de alcoholímetro”… Comentaba un señor con aspecto de agotado: “Mi esposa es muy maternal. Me trata como a un bebé. Cuando terminamos de hacer el amor siempre me da palmaditas en la espalda para que repita”…Don Valetu di Nario, caballero de avanzada edad, visitó a Himenia Camafría, madura señorita soltera, y ella lo invitó a cenar. Dijo el visitante: “No sabía yo, querida amiga, que iba a disfrutar de sus habilidades culinarias”. “Sí”, respondió la señorita Himenia. “Pero después de la cena”… Simpliciano, joven varón sin ciencia de la vida, llegó al matrimonio sin otra instrucción que la muy escueta que su mamá le dio. La señora le dijo solamente: “Tú arriba y ella abajo”. El cándido varón y su desconcertada mujercita tienen ya seis meses de casados, y es fecha que todavía duermen en literas… Terminado el sepelio de su esposo la viuda se alejó de la tumba caminando hacia atrás. Le preguntó con extrañeza una de sus amigas: “¿Por qué haces eso?”. Explicó la mujer: “Es que mi marido siempre me dijo que tengo unas pompas como para resucitar muertos, y no quiero que eso vaya a suceder”… Don Pachichi era señor de muchos años. Aun así se las arregló para convencer a Dulciflor de ir con él al Motel Kamagua. Lo que ahí vio la linda chica la sorprendió bastante. “¡Caramba, don Pachichi! -exclamó admirada-. ¡Yo pensé que lo suyo ya estaba en vías de extinción, y estoy viendo que está en vías de extensión!”. (No le entendí)… Babalucas le comentó a un amigo: “¿Sabías que Binubio es muégano?”. “¿Cómo muégano?” -se desconcertó el amigo. “Sí, hombre -confirmó el badulaque-. Ésos que tienen dos esposas”… Los recién casados llegaron al hotel donde iban a pasar su noche de bodas. Les preguntó la recepcionista: “¿Quieren cama king size o matrimonial?”. “King size” -se apresuró a decir la desposada. El enamorado novio le preguntó por lo bajo: “¿Por qué king size, mi amor? En cama matrimonial estaremos más juntitos”. “King size -insistió ella-. Espera a que me quite la faja”… Un tipo le contó a otro: “Mi esposa y yo éramos muy cachondos cuando novios. Hicimos el amor antes de casarnos”. Replicó el otro: “Muchas parejas hacen el amor antes de casarse”. Preguntó el tipo: “¿En el atrio de la iglesia?”…FIN.

De política y cosas peores Catón

Primavera