El Mañana

domingo, 15 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Para no ir tan lejos

6 agosto, 2019

Tal vez la probabilidad de ser presa de un tiroteo en Estados Unidos no es tan alta, pero a raíz de la ola de crímenes de odio como en El Paso y Dayton con más de 30 víctimas mortales, y otras decenas de heridos, la percepción es otra.
Algunos sondeos hechos en Estados Unidos sugieren que se ha generado un gran nerviosismo, sobre todo al acudir a lugares saturados de personas, hay quien define este fenómeno más como una psicosis que otra cosa.
Aunque El Paso, Texas, esté a 950 kilómetros y Dayton, Ohio, a 2 mil 300, el fenómeno de los crímenes de odio no está tan lejos, pues fue arrestado en Laredo un sujeto que amenazó a sus compañeros de Walmart de armar un tiroteo, especialmente a una persona.
Como el horno no está para bollos, rápidamente le cayeron los garrotecas -como diría Mario Ruiz el hombre feliz- y lo metieron al frescobote por amenazas de terror, además, fueron a su casa buscando armamento, pero no encontraron nada o indicios de acceso a instrumentos bélicos.
Uno pensaría que dada la tendencia se trataría de un sujeto anglosajón el que hizo las amenazas en Laredo, pero en realidad se trata de una persona con características promedio en la región, por lo que más que un crimen de odio racial o religioso se estaría tratando de un problema racial que llevó a un boquifloja a vociferar amenazas contra sus compañeros empleados de la tienda.
Mientras tanto en los puentes internacionales pareciera que no hay temor alguno en quienes cruzan de México a EUA, pues ayer tanto peatonal como vehicular lucieron llenos en ciertos momentos del día; panorama contrario al que se vive en Ciudad Juárez frontera con El Paso, en donde los mexicanos manifiestan temor de cruzar al lado americano, algo que parece un tanto insólito pues regularmente son los estadounidenses quienes señalan eso.
Ambos países viven distintos fenómenos y amenazas de violencia, pero al final pareciera que ninguno puede presumir al otro de estar libre de este mal.
El control de armas es el punto medular que nunca se ataca en la realidad, pues en cada incidente mayor se abre el debate, pero no pasa de las palabras y promesas de revisar el tema.
Aunque dicen que las armas no matan gente, sino quienes las usan -obviamente-, el flujo desmedido de estos instrumentos mortales aumenta considerablemente las probabilidades de violencia, curiosamente en ambos países, pues el origen de las armas es el mismo y la facilidad de obtenerlas también.

En el caso de los periodistas tampoco han sido días alentadores, pues recientemente varios comunicadores han perdido la vida en distintos sucesos violentos, en todos los casos siendo blancos directos de sus respectivos ataques.
En lo últimos años México ha figurado en los primeros lugares de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y dados los sucesos recientes no parece que vaya a bajar de posición.

Río Revuelto Los Redactores

Fervor