El Mañana

miércoles, 21 de agosto de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Para verse bonita

16 marzo, 2019

En el lecho del amor el muchacho le dijo a su dulcinea: “Mi padre me decía siempre que si fumaba no me crecería mi parte de varón”. Comentó la chica: “Se ve que no le hiciste caso”… En el bar un tipo le contó a su amigo: “Todos los días recibo una llamada telefónica en la cual se me insulta, se me amenaza y se me exige dinero”. “¡Qué barbaridad! -se consternó el amigo-. Esperemos que todo eso termine cuando funcione la Guardia Nacional. Pero dime: ¿sabes quién te hace esas llamadas?”. “Sí -respondió con tono sombrío el otro-. Mi ex esposa”… La linda meserita de la taquería se sobresaltó cuando el añoso cliente le dijo: “Me traes de cabeza”. Volvió a la tranquilidad, sin embargo, cuando el provecto señor continuó: “Y también me traes de sesos, de lengua y de cachete”… Tirilita dio a luz un varoncito. Su mejor amiga le llevó de regalo un libro llamado: “Mil Nombres para su Bebé”. “Nombre ya tengo -declaró, mohína, Tirilita-. Lo que necesito es conseguirle un apellido”… Boda: todo es arroz. Divorcio: todo es pa-ella”… Le dijo doña Macalota a don Chinguetas: “Gastas mucho en licor”. Opuso el majadero: “Y tú gastas mucho en maquillaje”. Replicó doña Macalota: “Yo necesito el maquillaje para verme bonita”. Y declaró don Chinguetas: “Y yo también necesito el licor para verte bonita”… Jactancio Elátez era un tipo egocéntrico, pagado de sí mismo, vanidoso. Cierto día estuvo con una linda chica en la habitación 210 del popular Motel Kamagua. Al término del trance erótico Jactancio encendió un cigarrillo egipcio que previamente puso en una larga boquilla de ámbar y marfil, y luego le dijo con tono displicente a su amiguita: “Ya sé que esto fue maravilloso para ti, Camilia, pero me estoy preguntando: ¿cómo fue para mí?”… Decía hecho una furia don Chinguetas al tiempo que buscaba con desesperación por todas partes: “Un día me les voy a esconder yo, pa’ que las inches llaves sepan lo que se siente”… La linda secretaria Rosibel salió de la oficina de don Algón componiéndose el vestívido y arreglandos el peinávido. En eso llegó Folderita, la encargada del archivo, y le pidió que la anunciara con el jefe. “Voy a pedirle un aumento de sueldo” -declaró. “Regresa en unos días-le aconsejó Rosibel-. Acaba de darme un aumento a mí, y tiene completamente agotado el poder de decisión”… El campeón de golf del club hizo un largo tiro y la pelota fue a caer en una trampa de arena. Dijo Babalucas: “Excelente tiro”. Hizo su segundo tiro el gran golfista y la pelota cayó en el hoyo. Comentó Babalucas: “Ahora sí va a batallar pa’ sacarla de ahí”… Meñico Maldotado tenía casi despoblada la región de la entrepierna. A pesar de su minusvalía casó con Pirulina, muchacha sabidora. La noche de las nupcias el desposado dejó caer con actitud sensual la bata de cretona azul que su mamá le había confeccionado para la ocasión. Lo vio Pirulina al natural y sugirió: “¿Qué te parece si mejor vemos la tele?”… Don Sinople y doña Panoplia, esposos de buena sociedad, iban a comprar una nueva residencia. El agente de bienes raíces les mostró una. Después de recorrerla opuso don Sinople: “La casa no tiene cuarto de juegos. ¿Dónde voy a meter a mis amigos?”. Y doña Panoplia objetó: “La recámara no tiene clóset. ¿Dónde voy yo a meter los míos?”… El hijo de don Poseidón se iba a casar. Le dijo solemnemente el viejo: “Hijo mío: éste es el día más feliz de tu vida”. Aclaró el muchacho: “Mañana es cuando me caso, padre”. “Precisamente -confirmó don Poseidón-. Éste es el día más feliz de tu vida”… FIN.