El Mañana

lunes, 17 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Poco le duró el gusto

23 mayo, 2019

Cuando salió la serie “La Casa de Papel” en Netflix, repentinamente se dispararon los asaltos a bancos y lugares donde almacenan grandes cantidades de dinero en efectivo, la gran mayoría ejecutados con poca inteligencia.

En Nuevo Laredo esta clase de atracos no son tan comunes, hasta esta semana que -presuntamente- un guardia de reciente ingreso desafió las medidas de seguridad y con algunas herramientas logró abrir la caja que contenía casi medio millón de pesos.

Esto implica un gran descuido, pues al observar la escena todo indica que se tomó su tiempo para agotar todos los métodos posibles, usando taladro, un par de marros, llaves pericas y hasta un gato hidráulico, lo que también implicó mucho ruido.

A pesar del tiempo y el ruidazo, pudo sustraer el efectivo y todavía darse a la fuga con él, claro que al estar plenamente identificado fue encontrado con rapidez, poco le duró el gusto.

Otro crimen que llamó la atención fue la historia de la dama que al encontrar a su pareja con otra mujer desnuda y la reacción de la primera fue disparar un arma de fuego hiriendo a su rival de amores en la cabeza, afortunadamente no peligra su vida, pero su atacante deberá enfrentar la ley por este delito.

Este caso ejemplifica una historia triste y recurrente en México donde casi siempre resulta ilesa la persona que estaba engañando a su pareja -usualmente varón- y en su lugar la ira se desata contra la tercera en discordia, que si bien regularmente está al tanto de la situación, carga -injustamente- con la mayoría de la culpa.

El final del episodio recurrente implica que la persona engañada perdona a su pareja después de regaños y recibir promesas de que no volvería a ocurrir y después comienza de nuevo el ciclo.

Esta clase de historias se da en todos los estratos sociales aunque con diferentes tipos de consecuencia.

Llegamos casi a la recta final de una campaña difícil por varios aspectos, uno de ellos es que los ciudadanos no muestran mucho interés por los puestos que están por elegirse, a diferencia de las presidencias de la república y municipal, pues de alguna manera la noción pública de estos puestos es más clara.

Aunado a esto, la elección para diputaciones locales va sola en esta ocasión, pues regularmente va acompañada de la alcaldía, lo que eleva la participación en las urnas.